11/19/2018
HomeClaxon#Grita2018 | Día 1: Diversidad musical y resistencia social

#Grita2018 | Día 1: Diversidad musical y resistencia social

Nueve bandas nacionales e internacionales interpretaron los sonidos del reggae, ska, hardcore y punk, no solo deleitaron los oídos de los asistentes, también expresaron sus ideas de revolución frente al sacudón político y social por el que está pasando Latinoamérica y el mundo.


Texto por Esteban Hoyos

Música y política. Ese fue el coctel molotov que estalló en Expoferias el 14 de octubre desde que comenzó la primera banda a la 1:45 de la tarde, Fuego en el Aire, hasta el cierre a las 11:00 de la noche con la esperada Alika y Nueva Alianza, una voz que representa la lucha femenina y la revolución en temas que nos unen como latinoamericanos.

Una vez más el festival demostró que es posible la convivencia de géneros aparentemente distantes, pero que a fin de cuentas convergen en la búsqueda de expresar ideas políticamente más incorrectas que nos permitan vivir mejor.

La marihuana, el éxodo de los venezolanos, la lucha antisistema y la libertad de expresión son algunos de los temas más recurrentes, pero quisimos hacer hincapié en uno que merece atención: el consumo consciente de la marihuana en épocas de crisis en que los países desarrollados la aceptan para el consumo libre, mientras en países como el nuestro, que van por las sendas del desarrollo, la discrimina, penaliza su uso y se niega a reconocer que hay un conocimiento milenario detrás de esta planta que cura enfermedades que otros medicamentos no hace. Este es el resumen del primer día:

Fuego en el Aire, el reggae enciende las primeras llamas del día

Esta banda de reggae roots manizaleña con raíces del Amazonas inauguró el primer día con sorpresas, así lo describió Juan David Delgado Loaiza, guitarrista de la banda, quien reconoció que se sintió muy bien acompañado por un numeroso público que madrugó al Grita 2018. Anteriormente las bandas inauguraron los días con escaso público, pero esta fue la excepción.

Con sus letras de resistencia social, libertad y consciencia, esta banda fue la razón perfecta para liberar al aire los primeras llamas que elevaron al aire bocanadas de marihuana. En medio del concierto, el vocalista Dean Sabir Fariratofe, oriundo de Leticia (Amazonas) y con un arraigo profundo por las raíces indígenas, les inspiró libertad a los que deciden consumir como un acto de resistencia y expresión. “El consumo es un acto propio del individuo, pues nadie obliga a nada y ahí se está atentando contra la libertad, tema que supuestamente la misma constitución defiende”.

C.O.N.T.R.A y Torpe, la cuota local del hardcore

Después del reggae llegó el HardCore (HC) en su máxima expresión. En pleno sol picante los asistentes se soyaron cada uno de los gritos que interpretaron los vocalistas de estas jóvenes bandas. En el centro del público se armó un gran círculo para darle paso al baile libre, o mejor dicho, al mosh pit. Claramente no se perdieron de vista los pogos y wall of deaths inspirados en los riffs de estas bandas que tanta energía hicieron liberar en su público.

La vodkanera, música colombiana inspirada en el mundo oriental

Emergieron en la década pasada en Bogotá como parte de una investigación de sonidos balcánicos y gitanos provenientes de la Europa oriental, referentes nacionales como Burnin Caravan y  del cine como Emir Kusturika. Sus sonidos reinventados en nuestra cultura colombiana llegaron al Grita para expresar toda la energía que emana el flow balcánico con lo popular. El acordeón y los saxos, implacables instrumentos para guiar el ritmo del género, pusieron a bailar un público que, a estas alturas, ya estaba muy concentrado y atumultado.

Su presentación fue un escenario donde confluyeron ideas entre el inconformismo, el desplazamiento forzado, la desigualdad y la cohibición al momento de expresarnos libremente. Mientras en el escenario sonaban los riffs balcánicos, el público bailaba sin prejuicios, quemaba y se soyaba el parche como cada año.

Grito: desde Medellín con pasión, hardcore, punk y mucha lucha social

Cuando Grito tocó el escenario, el público recibió con fervor esta tradicional banda del HC y punk colombiano, con más de 15 años de música. En el momento en que conversamos con ellos, el vocalista Manzano se mostró sorprendido al hablar del recibimiento que tuvo la banda en el público. Desde que se montaron hasta que finalizaron su repertorio, los espectadores bailaron y cantaron a todo pulmón.

Este show tuvo particularidades: primero, el vocalista se dejó sorprender por los espectadores al lanzarse sobre ellos, quienes lo llevaron de un lado a otro y él continuó cantando como si nada. Momentos más tarde el otro vocalista le pasó el micrófono a un fan ubicado al pie de la valla, y él cantó más de la mitad de la canción al pie de la letra, incluso la coreó con el vocalista.

¿Y de la marihuana qué? El HC también tiene su propio concepto. Según Manzano, “Cada uno forja su propia identidad y leyes, y de esta forma se debe luchar por lo que se piensa. Cuando esas leyes van en contra de nosotros, abogamos para no seguirla, por eso hacemos HC punk”.

La Etnnia, el rap de antaño que nunca muere

Este grupo es resistencia en su máxima expresión. Aquello que nació como un breakdance 30 años atrás, terminó convirtiéndose en uno de los referentes nacionales y más aclamados grupos del hip hop. Su tarima fue usada en su totalidad para liberar un desahogo acumulado por todos estos años que le hacen frente a una sociedad en decadencia, que parece no evolucionar conforme lo hace la vida en otros países.

Kaiser, MC del grupo, no dejó pasar por alto su asombro al identificar que en el público no se dibujaba el cliché del rapero con su clásica indumentaria. Más que eso hubo gente de todas las edades, colores y atuendos coreando su repertorio. La música cambia al igual que su gente, hoy en día las personas tienen en sus aparatos tecnológicos un sancocho musical que va desde Julio Jaramillo, Led Zeppelin y Totó La Momposina hasta Red Hot Chilli Peppers, Ramstein y otros cañonazos bailables.

Decibelios, la expresión skinhead española vieja guardia

Esta banda confirma la calidad del #Grita18 al momento de hacerle curaduría a las bandas. Decibelios nunca había tocado en Colombia, y Manizales fue su primera plaza tal como pasó el año pasado con Bad Manners y otra cantidad de bandas legendarias.

El público se mostró bastante exaltado ante una banda que lo dio todo en el escenario y que le proyectó sus ideas con toda la pasión. Tal fue el fervor de estos talentosos músicos que de sus cabezas rapadas emanaba vapor por cantidades. Sin duda un concierto inolvidable.

Desorden Público, la voz venezolana que denuncia la dictadura

Su presencia en el escenario fue casi igual que la rueda de prensa que le concedieron a los medios: crítica, denunciante y fiel a sus principios: la lucha contra la gente que ostenta el poder en Venezuela. Con un carisma muy propio de ese país, y un amor por su público, Desorden Público expresó su voz de lucha contra la tiranía encabezada por Nicolás Maduro y el descaro con que ha actuado frente a un pueblo que agoniza y pide a gritos desde diferentes puntos cardinales que les devuelvan su vida.

“Hay gente que está agobiada por la crisis y nosotros traducimos esos malestares en la música y tratamos de convertirlo en poemas y alegría, porque esa es la función: entretener, interpretar la vida y devolverla al mundo. Estamos en la resistencia artística”, expresó el vocalista Horacio Blanco.

Alika, la voz femenina latinoamericana que grita consciencia

“Veía este festival como algo muy lejano y nunca me imaginé poder tocar acá. La gente nos encantó y me sorprendieron que cantaron las canciones”, esta fue su primera frase al finalizar el concierto. Lo más notorio de su show fue la humildad con que recibió a su público y el amor que le quiso devolver con sus comentarios y energía en el escenario.

Alika es una uruguaya (nacionalizada argentina) que comenzó a hacer música desde la década del 90. Los años posteriores fueron muy convulsos en la historia colombiana y sus letras encajaron perfectamente en una juventud sedienta por expresarse en las calles contra las injusticias de nuestro país. Esa Alika que alentó a los jóvenes de entonces a marchar en las calles es la misma que hoy en día sigue motivando a nuevas generaciones a expresarse libremente y no dejar oprimir sus ideologías.

Frases como: “la industria farmacéutica está en contra de la legalización de la marihuana porque son ellos quienes generan el cáncer y la marihuana la cura”, las expresó con convicción, y su público la alentó a seguir hablando y cantando con cada ovación.

Al finalizar esta larga y entretenida velada musical, conversamos con ella sobre la realidad política de nuestro país, un gobierno que persigue a los que fuman marihuana, versus países desarrollados como Holanda, Canadá y Uruguay que explotan esta industria y le permiten las personas consumirlas libremente con fines recreativos y medicinales. Sus palabras salieron de su boca con tanta seguridad y reafirmaron lo que ella es, un ser político con una convicción de luchar por sus ideales y los de su gente.

“Investiguen y se darán cuenta que la marihuana es una planta medicinal que tiene una publicidad negativa que le han hecho durante muchos años, y no es real lo que dicen. Hay cosas peores como los químicos y como Monsanto que eso sí genera cáncer y un montón de enfermedades, así que abramos los ojos y veamos la realidad. En países desarrollados la gente tiene más acceso a la educación, las universidades, a lecturas e investigaciones que nosotros acá no tenemos y cuando estás más educado es más difícil engañarte”.

PUBLICAR ETIQUETAS:
COMPARTIR EN:
#Grita2018: 13 años
#Grita2018 | Día 2:
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*