02/18/2019
HomeClaxonHusky, un gallo que nació para rimar

Husky, un gallo que nació para rimar

Retos, temores y batallas vivió Husky para convertirse en el primer manizaleño en ganar una batalla de freestyle nacional (versos improvisados). Ahora representará a Colombia en la Gold Battle internacional en España. Pero, ¿quién es él?


Texto por Esteban Hoyos J
Fotos por Juan Camilo Betancourt 

Uno de los momentos que más recuerda Husky antes de convertirse en el primer manizaleño en ganar una batalla de freestyle nacional (versos improvisados), la Gold Battle el 12 de enero en Medellín, fue cuando se enfrentó a Big Killa en la semifinal. Este inesperado episodio en su vida lo tomó por sorpresa, pues Husky se encontraba frente a una de las personas que más lo ha inspirado para ser el freestyler que hoy es. El resultado de aquella batalla terminó dándole credibilidad a aquel famoso refrán: el alumno supera a su maestro, en este caso uno que veía en videos de youtube. 

Me enfrenté a uno de los freestylers que más admiro y veo batallar desde que empecé en esto y me siento muy orgulloso de tener las condiciones para pisar la misma tarima que él. Hay que valorar el arte colombiano y a nuestros referentes”, escribió en su cuenta de Instagram @husky.gram sobre Big.

Final de la Gold Battle | Foto por @naturalmysticph

Pero su récord no para ahí. En la final se enfrentó a su oponente Iron Punchline. La batalla estuvo reñida, los espectadores tomaron bandos coreando el nombre de sus rivales favoritos, las luces apuntaron hacia ambos y ellos solo tuvieron ojos para mirarse frente a frente en un equilátero rodeado de público. Las rimas estuvieron tan reñidas que el jurado pidió réplica, es decir, hicieron que ambos se enfrentaran nuevamente por última vez. Finalmente se llegó la decisión: el juez levantó la mano de Husky hacia el cielo como gesto de triunfo y ese día batió un récord: se convirtió en el primer manizaleño en triunfar en una batalla nacional y obtener el cupo directo a la internacional: la Gold Battle en Barcelona, España este 9 de febrero. Se lanzó al suelo y la emoción se apoderó de él. El escenario conoció las lágrimas de felicidad de un joven que está dispuesto a dar lo que sea por sacar su sueño adelante.

Ahora está a un paso de poder llevarse el reconocimiento internacional. Debe enfrentarse contra 7 rivales en batallas de muerte súbita (el que pierda sale), y de lograrlo superaría más resultados de los que alguna vez pudo imaginarse tan pronto.

Pero contar todo esto no sería lo mismo si no entendiéramos quién es y por qué está donde está este pelao´ de 21 años, estudiante de primeros semestres de la licenciatura en Lenguas Modernas de la Universidad de Caldas y con aspiraciones muy claras en su vida.

Camilo Echeverri, tal como fue bautizado, nació en el seno de un hogar humilde. Desde pequeño su padre le inculcó el hábito de la lectura diaria para entrenar su mente. Su madre, por otro lado, era profesora de danzas en una época en que Husky estaba descubriendo la vida y asombrándose por lo que acontecía a su alrededor. En ese entonces, poco después de los 10 años, su madre le regaló un CD (que para entonces Husky reproducía en su Discman) con canciones de Eminem y 50 Cent. En otras palabras, los temas que ella usaba en clases para enseñar a bailar break dance.

Este episodio aturdió la mente del freestyler al comprender que existía un género musical que tenía características extrañas: era como una especie de poesía recitada en un beat pegajoso. Así fue como nació Husky en la música: en un exitoso intento por unir la esencia de sus padres: la palabra y la música. Un legado que corre en las venas y que los padres, sin pensarlo, cultivaron en él desde que nació.

Sin embargo, su historia como freestyler y la experiencia que en este momento le está generando tantos réditos, llegó después. Exactamente en el año 2016.

Una vez decidí meterme por curiosidad a un evento de freestyle, el Maestro de las lomas, y quedé campeón. Cuando pasó eso yo dije: ve, soy bueno pa´ esta mierda, y seguí”, comentó en medio de risas y los recuerdos.

Después de que esto sucedió, conversó con uno de los jurados de la batalla, el caribeño Patrón MC, quien le aconsejó que moviera más la escena del rap y el freestyle en la ciudad, ya que sentía que la ciudad tenía potencial. No se equivocó.

Meses más tarde esas palabras dieron origen al parche (Volclan Crew) que está haciendo las batallas de gallos cada 15 días en el sector de El Cable, y que está motivando a pequeños y grandes por igual a romper sus miedos y triunfar en sus sueños.

Husky, como otros de la ciudad que han logrado grandes cosas, rompió esos miedos y se propuso llegar muy lejos. Mucho más que la España que conocerá en febrero y los premios locales y regionales que lleva en su antología.

¿Y ahora qué?

Aún no sabemos mucho sobre lo que pueda pasar el 9 de febrero en Barcelona, pero de lo que sí estamos seguros es que este triunfo se convirtió también en un logro colectivo al permitir que más personas se animen a dar grandes pasos como Husky y representen a Manizales y Colombia en todos los rincones del mundo.

Se vienen otras competencias internacionales y seguramente este personaje estará allí preparándose para enfrentarse a lo que se venga. Por ahora seguirá trabajando con su crew y todos los parceros de la escena del hip hop que lo acompañan en la ciudad y que quieren hacer lo mismo.

Así que, mientras Husky se prepara física y mentalmente y otros freestylers ensayan para mejorar su improvisación, nosotros (el público) estaremos pendientes de ellos, coreando sus nombres y expresando con emoción lo orgullosos que nos sentimos de tener representantes nacionales e internacionales.

Video por @cataleyapro
María Ambivalente,
Intoxikaos 19 años
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*