Caranguejo Overdrive: Devorar y ser devorado al ritmo del Rock.

4 Septiembre, 2016 by Juan Pardo

Íntima, visceral y contundente. Así es la obra brasileña Caranguejo Overdrive, que después de dejarlo todo sobre el escenario del Auditorio de la Universidad Nacional durante cuatro funciones, representó fielmente la madurez conceptual, artística y profesional del país carnavalero.


Texto por: Juan Pardo
Fotografías por: Lex Artis

Caranguejo Overdrive_Aquela Cia De Teatro_ Lex (13)

Traída al festival por la compañía Aquela Cia de Teatro, y bajo la dirección de Marco André Nunes, Caranguejo Overdrive es una función íntima, cercana y casi inmersiva, donde el público es partícipe a pocos centímetros del escenario de la cruda historia de Brasil, y donde el personaje principal, representado como hombre y animal, soldado, obrero y cangrejo, retrata la realidad de un país que poco a poco se devora así mismo.

Caranguejo Overdrive_Aquela Cia De Teatro_ Lex (6)

Con una puesta en escena simple, compuesta de un arenero, una jaula y un tablero, la obra escrita por Pedro Kosovski y basada en la novela Homens e Caranguejos complementa la ausencia de objetos sobre el escenario con imponentes actuaciones corporales por parte de sus actores, cuyas edades van de los 20 a los 50 años.

Caranguejo Overdrive_Aquela Cia De Teatro_ Lex (8)

Así mismo, la instrumentación en vivo de una batería, una guitarra y un bajo, se encarga de dar vida al ritmo frenético que en crescendo va inundando de rock la obra.

Caranguejo Overdrive_Aquela Cia De Teatro_ Lex (1)

En conclusión, Caranguejo Overdrive es una obra inteligente, dotada de energía y shock visual y que dentro de su estructura teatral a modo casi de musical, expresa acertadamente el dolor, el hambre y el apetito de los seres humanos, de los latinos, en la necesidad de supervivencia, tanto en las ciudades como en el campo, que significa cazar y ser cazado.

Caranguejo Overdrive_Aquela Cia De Teatro_ Lex (9)

ESCRITO POR Juan Pardo
Periodista cultural. He escrito para medios como El Tiempo, Revista Carrusel y Revista Metrónomo. Vivo por y para la música.
DEJA UN COMENTARIO

*

No hay comentarios que mostrar
Se el primero en comentar