HomeEscenaMarcha del Orgullo LGBTI: lucha, amor y diversidad

Marcha del Orgullo LGBTI: lucha, amor y diversidad

La diversa y colorida conmemoración se tomó a Manizales para reclamar respeto y ponerle un pare a la homofobia y transfobia. También se realizó el Primer Reinado Diverso del Café, con la participación de 11 candidatas. Hablamos con sus protagonistas. 


Texto por Erika María Pinilla M.

Manizales agregó seis colores a su bandera: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta: los tonos de la diversidad. Un arcoíris se tomó la ciudad el pasado 14 de julio desde el asfalto de la Avenida Santander, los trajes y rostros de más de dos mil personas que marcharon por sus derechos y el respeto a las distintas identidades de género y gustos.

–          Ay, gonorrea, tenemos que cambiarnos de andén porque si no la mamá de este lo pilla -dice una chica señalando a su amigo.

–          Lo pilla y lo echa de la casa por homosexual -le responde burlón otro de los amigos con los que asistió a la marcha.

Entre los asistentes hubo personas LGBTI que, como Sofía Berrío Arango, afirmaron haber sufrido violencias por su orientación sexual, razón por la que marchó por el respeto. “Todos somos iguales, ser lesbianas o gays no nos hace diferentes por tener distintos gustos”, contó.

Elizabeth Zuluaga es una mujer trans a quien también se le han vulnerado sus derechos, comentó que la violencia surge desde la familia y la calle, donde algunas personas la han insultado e incluso lanzado piedras. Además, agregó que falta mucho en materia de derechos de la población LGBTI, sobre todo de las personas trans “pues se les dificulta mucho conseguir trabajo, cambiarse el nombre o salir a la calle; todavía siguen muy atrapadas en su mundo y no pueden salir a la sociedad”.

El poder de convocatoria social de las distintas organizaciones sociales y personas principalmente jóvenes tienen rostros como el de Bryan Alejandro Arango, uno de los organizadores de la marcha que tiene como ideal lograr la equidad, igualdad y el respeto de los derechos de esta población. Afirmó que para alcanzar esto es necesario generar más visibilidad y concientizar para que no se les llame personas anormales ni se vulneren sus derechos.

Alejandro Palacios es un chico homosexual que concuerda con Bryan y nos compartió su deseo de que “cada quien sea como es y se muestre como quiere, si a alguien le gusta salir con otra persona debería poder salir con ella y no sentirse atrapado en ese mundo”.

Hay quienes no siempre estuvieron de acuerdo con la marcha y sin embargo marcharon el sábado pasado. Ese es el caso de Jessica Alexandra Taba Castaño, ya que “antes me parecía un poco absurda la marcha del Orgullo porque creía que solo se mostraban, pero ahora creo que es algo simbólico por el hecho de que nos están matando”. Resaltó que como población LGBTI también necesitan una representación política.

Bryan Alejandro junto a su mamá y abuela

Pero entre todas las banderas, sonrisas, corazones y arengas de lucha también se vieron casos de discriminación como el que sufrió Kimberly Daniela, una joven trans que acudió por segundo año consecutivo a la marcha, pero esta vez vestida de lo que es: una mujer. Se liberó a través de su ropa y puso todas sus expectativas en que la marcha sería un espacio seguro para ella, pero no fue así. “Me siento muy intimidada porque hay unas trans que son muy territoriales y al vestirme así me he sentido excluida, no encajo. Esta violencia se puede erradicar al no discriminarnos unas a otras sin importar de dónde vengamos”, resopló Kimberly.

Este año también  se realizó el Primer Reinado Diverso del Café, en el que participaron 11 reinas de las comunas de la ciudad en las categorías Transgénero y Gay transformista.

Ana Sofía Turbay inició un proceso de preparación desde hace dos meses en maquillaje, vestido y peinado que culminó en la noche del sábado con la coronación como gay transformista. Ana Sofía expresó que hay que luchar para que las leyes existentes sobre derechos de la población LGBTI sean respetadas. Actualmente hace parte de la fundación UDG y quisiera hacer parte de la Alcaldía de Manizales para luchar por esta población.

La reina ganadora en la categoría Transgénero fue Jennifer Agudelo Arango, representante de la Comuna San José y estudiante de grado 11. Jennifer afirmó que se ha avanzado en cuestión de derechos de la salud para las personas trans, ya que antes se impedía y descuidaba la realización de cirugías por no ser consideradas relevantes y ahora se ven como parte del proceso de cada persona, gracias a la pugna de colectivos y fundaciones que trabajan por las personas trans.

La disidencia marica

Las organizaciones feministas de la ciudad han apelado desde hace un tiempo a resignificar palabras como “puta”, “marica” y “arepera” que se utilizan para insultar a las mujeres y las personas LGBTI, con el fin de enunciarse políticamente, denunciar y combatir la violencia hacia ellas. Es por esto que distintas organizaciones y personas feministas crearon el bloque disidente “Ku-Kos Klan” en la marcha del orgullo, en el que se escuchan las voces de denuncia y resistencia ante los sistemáticos atropellos del Estado contra la población LGBTI.

Vanessa Londoño, integrante de la organización La Puta Manada y del bloque expresó que el Estado ha realizado prácticas genocidas contra esta población y ha propiciado las condiciones para la realización del exterminio bajo la mal llamada ‘limpieza social’. Vanessa explicó que “como el Ku Klux Klan también perpetró crímenes contra homosexuales en el genocidio, decidimos subvertir su nombre para alertar sobre la sistematicidad de la violencia, ya que le apostamos a ser un bloque antifascista, antipatriarcal, antirracista y anticapitalista, posicionándonos políticamente como una alternativa diversa, colorida, y de resistencia”.

Para estas organizaciones no se puede despolitizar la marcha, como ocurre al dejar esta actividad en manos del Estado y sin un contenido crítico. Este año la Alcaldía y los organizadores acordaron que el tema de la marcha LGBTI fuera las Princesas de Disney (sí, es en serio) lo que supone una incoherencia e ironía pues estas historias reproducen los estereotipos de género e ideales de belleza, y la heteronormatividad.

Las Guapas (mujeres trans y cisgénero trabajadoras sexuales de la Calle de las Guapas en la Galería) resumieron su inconformismo con la frase “no vamos a salir vestidas como princesas cuando el resto del año nos maltratan como cenicientas”, y después contribuyeron a la creación y formación del Ku-Kos Klan.  

¿Cómo una conmemoración de unos disturbios que dieron visibilidad a la población LGBTI termina llegando a tener como temática las princesas de Disney? Se preguntan las integrantes del bloque disidente. 

Y es que la marcha del Orgullo LGBTI se realiza cada año en distintas ciudades del mundo en conmemoración de los disturbios de Stonewall (Estados Unidos) de 1969 en los que la población LGBTI luchó por primera vez en contra de la persecución del Estado y la policía hacia sus integrantes.

Con la asistencia masiva a la marcha por parte de organizaciones y personas que apoyaron el bloque, se confirmó la capacidad de movilización social y agenciamiento político en la ciudad que tienen los colectivos y propuestas críticas y opuestas respecto al feminismo y la población LGBTI. En la marcha animaron a cientos de personas con arengas propias  y los ritmos de La Puta Batucada Sorora Matancera. “Mamá, ¿por qué me quieres facha si sabes que a nosotras nos gustan las muchachas?, mamá, ¿qué será lo del beso negro? Marimachas”, cantaron.

Vanessa argumentó que es fundamental que se reconozcan y respeten las diferentes voces en los espacios con la Gobernación, la Alcaldía y la Policía Metropolitana, pues su integración “en muchas ocasiones se percibe como un formalismo y no hay una escucha de parte del Estado hacia las distintas organizaciones. Como población hemos forjado y trabajado de manera autónoma para hacer muchas y más cosas de las que se hacen estando detrás del Estado y pidiendo recursos”.

Ahora el reto es garantizar realmente los derechos que han sido reconocidos formalmente y no retroceder en la agenda alcanzada.

Tejiendo Tactos: “
Prepárese para la n
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*