11/19/2018
HomeEscenaOld Machine: De la confección al teatro

Old Machine: De la confección al teatro

Marcela Marín es la creadora de Old Machine. Una propuesta independiente de diseño y confección teatral, que crea personajes y les da vida a través de la indumentaria.


Texto por Vanessa Valencia

Fotografías por Ana Fajardo

Un pequeño estudio, tres máquinas de coser y dos mentes brillantes, fueron suficientes para la creación de una empresa que diseñara grandes líneas de vestuario para algunas de las compañías teatrales más importantes de la ciudad. En Old Machine, no hace falta más que una aguja e hilo para recobrar la magia de los personajes de ficción y abrir puertas a nuevos mundos.

Marcela Marín Arcila, es la creadora de esta marca líder en confección, diseño y elaboración de vestuario teatral de Manizales. A través de los años y de lo que veía en “Pata de conejo” compañía de teatro a la que también pertenece; esta diseñadora visual, quiso incorporar en su empresa la mezcla de materiales y el minimalismo para solventar todas aquellas necesidades que se presentaban en las agrupaciones al momento de sus puestas en escena.

Silvio Vargas, mejor conocido como Chi Chon El Payaso es uno de los clientes frecuentes de Old Machine.

La idea de crear una empresa que se enfocara en la indumentaria de teatro, nace precisamente de esa frustración de Marcela y Andrea Marín, su hermana, al no encontrar atuendos que reflejaran lo que ellas querían en sus presentaciones circenses. “Sentíamos que salíamos a buscar, comprar o a mandar a hacer vestuario para nuestras obras y no quedábamos muy satisfechas con todo, siempre hacía falta algo”

Marcela ya confeccionaba bolsos y accesorios antes de que Pata de conejo se constituyera, fue ahí donde descubrió que al tener sus máquinas e implementos de trabajo podía crear algo nuevo, que rompiera esos paradigmas tradicionales de teatro basados en la misma estructura y muestra de los personajes, “fue ahí cuando yo dije, tengo todo lo que se necesita para diseñar, pues ensayemos a ver cómo nos va y fue en ese instante en donde comencé a hacer vestuario para teatro y se creó Old Machine”.

Foto por Lania Lex

A pesar de que es una empresa que no le apuesta a todo tipo de público y que tampoco cuenta con una estrategia publicitaria o comunicacional compuesta, se ha podido consolidar a través de todos esos diseños, en los que sobresale su esencia mística, oscura y religiosa.

Lo que hizo que Marcela encontrara tanto gusto y decidiera incursionar en la industria de la moda, fue precisamente eso que la llevó a realizar indumentaria para teatro: el poder expresarse artísticamente con las prendas y con la ropa, pintar los mundos tal cual como ella los imaginaba y el permitir a través de sus vestuarios darle vida a aquello que no sale de la fantasía.

Para ella la puesta en escena es uno de los factores más importantes en una obra de teatro y es la que augura el éxito o fracaso de la misma, puesto que es un arte en el que el juego de lo visual puede compenetrar a los espectadores o por el contrario puede llevarlos a morir en el intento. Acá, tanto la dirección de arte, como el vestuario son indispensables, ya que como Marcela expresa con seguridadlas cosas entran por los ojos, si de entrada no se captura visualmente, no va a existir ningún tipo de conexión”.

De la Tierra a la Luna es una de las obras que Marcela ha diseñado y confeccionado el vestuario.

Lo que Old Machine intenta transmitir con su indumentaria es comodidad y seguridad, pero más que eso es darles la posibilidad a los actores de que se crean por completo al personaje que están interpretando y de esa misma forma que lo puedan transmitir al público. Marcela no trabaja en función de lo que ella quiera plasmar sino en los requerimientos que las compañías le piden.

Uno de los retos más grandes que impone este campo de la moda, es el de crear vestuarios visibles, pero no en el sentido de que sean exuberantes sino que sean determinantes, que describan bien al personaje y que por ningún motivo lleven al cliché de mostrar al mismo prototipo de personaje en escena, es el de buscar de qué forma darles un nuevo aire.

Aunque el Festival Internacional de Teatro de Manizales no le simboliza un mayor trabajo a la empresa, le aporta en otros aspectos como los referentes, ya que al estar incorporado talento e ideologías internacionales, le permite a Old Machine que cada vez se nutra más en cuanto a concepto y a lo que está marcando tendencia en otros países.

Fotos David Betancourt
PUBLICAR ETIQUETAS:
COMPARTIR EN:
Lo que nos dejó el
Pa gozar, un carnava
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*