05/25/2019
HomeEscenaSuleimán, migrante de la literatura al teatro

Suleimán, migrante de la literatura al teatro

Suleimán no es solo uno, Suleimán es muchos. O así se construyó la historia de este africano: con la vida de varios, la de todos los inmigrantes que llegan a nuevas tierras persiguiendo el sueño de mejorar sus vidas.

Texto por: Mariana Valencia Giraldo

Fotografías por: Lania Lex

Me-llamo-Suleiman-1

En manos del novelista Antonio Lozano nace Me Llamo Suleimán, un relato de 200 páginas que, con el tiempo, se convirtió en una obra teatral gracias al acompañamiento del director Mario Vega y la compañía Una Hora Menos. Fue así como esta historia, contada por medio de un monólogo y la oportuna descripción de un relato audiovisual, conmovió a todos los manizaleños que se manifestaron al final con un coro prolongado de aplausos.

“Me preocupa la manera que nuestra sociedad tiene de afrontar la cuestión de la migración, pensando más en sí misma que en el otro, sin comprender las razones profundas de ello”.

Fue la premisa en la que se basó Antonio Lozano para redactar su libro homónimo, pues cuenta que fueron 37 años los que vivió en Marruecos, y nunca logró entender cómo un continente tan rico cómo África tenía que estar sumergido en la miseria.

Me-llamo-Suleiman-5

La idea, entonces, de que Suleimán cuente su historia, su viaje y sus sueños rotos, fue la esperanza que, a su vez, Antonio puso en sus letras, para invitar al espectador a reflexionar sobre una problemática de carácter universal.

Este relato de ficción, que es un monstruo de Frankenstein elaborado con retazos de diversas historias de la vida real, pasó de ser novela a guion de teatro. Y fue Antonio quien tradujo su libro al lenguaje teatral. “Es una novela con un fuerte carácter oral. Lo más difícil fue cómo reducir eso a un texto para teatro. En la novela ocurren muchas cosas que aquí no ocurren porque no lo podía poner todo. Es un poco doloroso tener que recortar”. Sin embargo los ajustes se hicieron y la obra salió a la luz en marzo de este año.

Isabel y Suleimán en tarima

Isabel es quien comienza a hablar. Los espectadores atentos escuchan la voz de la mujer que nos cuenta la vida de Suleimán. A ratos aparece el africano para continuar el discurso que Isabel dejó incompleto, acompañándolo de animación audiovisual y música del compositor malí, Salif Keïta. Habla Isabel, habla Suleimán, y de ese vaivén se compone la puesta en escena. Dos personajes, ambos interpretados por la actriz Marta Viera.

Me-llamo-Suleiman-4

“Trabajar siempre desde la verdad”, así definió Mario Vega la raíz de su papel a la hora de dirigir a Marta. “Lo que pase en escena tengo que creérmelo, si no hay un compromiso del actor con el personaje, para mí no se produce el hecho teatral. Lo único que buscábamos era la verdad, porque ya prácticamente todo el dolor y la emoción estaba en el texto que había escrito Antonio”.

Dijo Mario, mientras sugirió que lo más complejo fue la compenetración de la interpretación con el discurso audiovisual.

El montaje animado de Me Llamo Suleimán, vino a Mario como una herramienta estética para jugar con dos lenguajes que contaran una misma historia, en principio, para aquellas imágenes que, según Vega, no se podían contar, sino que había que verlas por lo significativas para el testimonio del protagonista.

Me-llamo-Suleiman-2

“Lo hicimos en dos bloques. Tuvimos un primer bloque donde trabajamos con Marta haciendo una puesta en escena muy sencilla que nos permitiese componer los audiovisuales; se pararon los ensayos y cuando ya estaban los audiovisuales montados nos pusimos a ensayar y a montar la obra con los audiovisuales”.

Comentó Mario.

Complacidos con la atención y el gusto con el que el público de la capital caldense recibió su obra, Una Hora Menos espera volver a Colombia. El reto que cada integrante del colectivo teatral tenía de ver cómo funcionaba la obra fuera de España llenó sus expectativas, así que el telón no se cierra todavía.

COMPARTIR EN:
Flowers: Toma este v
Donde se descomponen
Calificar:
SIN COMENTARIOS

Lo sentimos, los comentarios están desactivados.