12/10/2018
HomeFITMElectra: Una venganza tragicómica

Electra: Una venganza tragicómica

Con solo tres actores, cientos de cucharas y mucha imaginación, la Companhia do Chapitô de Portugal representó con gracia en El Galpón la tragedia griega de Agamenón y su familia.


Texto por Juan Pardo

Fotografías por Andrés C Valencia y Lania Lex

¿Cuál es el plato que se sirve frío? ¿La ensalada rusa o la venganza? La historia de Electra, y las razones para vengar el asesinato de su amado padre Agamenón a manos de su madre y tío, continúan vigentes en pleno 2018. Traición, crimen, ambición son temas que hacen parte de la tragedia, no solo griega, sino mundial que agobia a nuestra sociedad.

Desde Portugal, la Companhia do Chapitô se las volvió a arreglar para contar a través de la comedia otro clásico de la literatura, que se añaden a la presentación de otras obras como Hamlet, Edipo, Macbeth, Romeo Julieta y hasta El Quijote. Esta vez, solo bastaron un centenar de cucharas, tres actores y un montón de imaginación para narrar la historia de Electra y la desdicha de su familia.

En la Atenas del rey Agamenón se convoca una guerra para liberar a Helena. Al no tener viento para sus barcos, el profeta le indica al rey que debe sacrificar a su hija Ifigenia. Esto hace que su esposa Clitemnestra orqueste el asesinato de su marido, junto a su amante Egisto. 10 años después de partir hacia la guerra, Agamenón vuelve a su casa solo para ser asesinado, y Electra, su hija preferida, no descansará hasta vengar su muerte, de la mano de su hermano Orestes.

Todos estos personajes son interpretados por Jorge Cruz, Susana Nunes y Tiago Viegas quienes se transfiguran todo el tiempo en distintos personajes. Valiéndose de su corporeidad y de la agilidad de sus expresiones y diálogos, este trío logra cautivar la atención desde el primer segundo hasta el último.

“Es un teatro con varios lenguajes, utilizamos objetos, como las cucharas, y también una parte física está bastante incorporada en la obra. No es un teatro de mucho texto, pero la palabra siempre está ahí para que contemos la historia”, cuenta Tiago Vegas, quien hace parte de la compañía desde el 2005.

Fundada en 1996, la Companhia do Chapitô ha logrado hacer de la comedia su herramienta principal para cuestionar la realidad física y social. Actualmente, su director es José Carlos García, quien ha sido el responsable de imprimir en la identidad de la compañía una escenografía mínima, soportada solo por el poder de la imaginación y el humor.

“Lo trágico es cómico, siempre y cuando no pase en nuestra casa, hay una dosis de empatía, pero hay una comicidad también. Exploramos ese aspecto más patético, más ridículo de las situaciones, de los personajes”, explica Susana Nunes, actriz quien empezó hace tres años con la compañía. Para Tiago, su concepción es similar: “Yo creo que la comedia vive de la tragedia, es la manera cómo cuentas, el humor te permite hablar de todo, es como lo cuentas, cómo lo haces”.

Gracias a la universalidad de sus obras y de su lenguaje, en el transcurso del tiempo la compañía ha logrado realizar y presentar más de 33 creaciones y originales por todo el mundo: Finlandia, Suecia, Alemania, Rusia, España, Portugal, Argentina, Ecuador, Uruguay, Colombia, Costa Rica, Caboverde, Irán, son solo algunos de los países que esta compañía ha visitado, que dependiendo del país, la obra es presentada en portugués, español o inglés.

Algunas de las asistentes a El Galpón fueron Diana Reyes y su hija Luna: “Es una obra maravillosa, los códigos que tiene con las cucharas, los efectos de sonido, es un nivel muy alto de imaginación, símbolos y códigos, Luna nunca se perdió en la historia y entendió perfectamente todo, la trama y el cambio constante de personajes”.

COMPARTIR EN:
Antígona: una asamb
Jajajahamblet: un gi
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*