11/19/2018
HomeMochilerosCon versos, desfiles y guarapo, Riosucio se prepara para su Carnaval

Con versos, desfiles y guarapo, Riosucio se prepara para su Carnaval

Meses antes de la llegada del Diablo, los riosuceños se preparan para recibirlo con actos precarnavaleros llamados: Decretos. Así vivimos la Instalación de la República del Carnaval, el primero de ellos. 


Texto por Juan Pardo

Fotografías por Andrés C. Valencia

Quien crea que la única oportunidad de vivir la experiencia del Carnaval de Riosucio es cada dos años, se equivoca. Para el pueblo riosuceño, la magnitud e importancia de esta festividad es tal, que resulta necesario llevarse a cabo durante seis meses una preparación y transformación física, emocional y técnica conocida como el Pre Carnaval.

Con la celebración de la Instalación de la República del Carnaval que se vivió este sábado 21 de julio, iniciaron los preparativos para la inminente llegada de su majestad en enero. De ahora en adelante, cada mes tendrá su propia fiesta con la realización de los Decretos, actos precarnavaleros que a través de versos humorísticos, pero mordaces se encargan de poner el dedo en la llaga sobre los problemas del municipio, sus dirigentes y sus habitantes.

Acudamos al llamado

Son las 11 de la mañana. Desde la calle 5a con carrera 8a, casa de Abelardo “Abanderado” Vallejo Taborda, quien ha ondeado y protegido la bandera del carnaval durante 60 años, comienza el recorrido de docenas de voces y versos matachinescos. Con megáfonos de papel, anuncian al unísono por todas las calles del pueblo el inicio de la Instalación de la República del Carnaval de Riosucio

“¡Oooiiigaaa!

El gran día ha llegado

La República instalamos,

A todos los esperamos,

Con la capa y el tocado”.

Minutos después de su salida, una larga y ruidosa fila de máscaras, capas y disfraces luciferianos se extiende hasta cuatro cuadras más adelante.

El tradicional voceo logra cautivar a todo el que se cruza en su camino con la alegría de sus cantos y la creatividad de sus rimas, que anuncian en sus líneas la, cada vez más cercana, presencia de su majestad.

Después de atravesar la galería, donde fruteros, verduleros y carniceros fueron congraciados en los versos de los matachines, la gran mancha termina su procesión al frente de la sede de la Junta del Carnaval. Allí, bajo los efectos del guarapo y el picante sol del mediodía, el jolgorio continúa al ritmo de una chirimía, que lentamente se disipa hasta volverse a encontrar a las siete de la noche para el Desfile Matachinesco.

Durante su trayecto. se dedicaron versos a destacados lugares del pueblo como la esquina del comercio, la biblioteca, la alcaldía, la galería, entre otros más. 

Más de ocho cuadras repletas de cuadrillas, barras, familias, chirimías y demás pueblo carnavalero parten desde la Plaza de San Sebastián hacia la tarima de La Candelaría. En su andar, el espíritu del Diablo empieza a hacerse presente, los tridentes se alzan hasta los balcones donde curiosos admiran el divertido desfile que, con el retumbar de los tambores, se abre paso hacia la tarima principal.

Un homenaje a la música riosuceña, interpretado entre ellos por el talentoso músico Arley Arenas, da la bienvenida al acto central de la Instalación de la República. Momentos después, desde un costado de la Plaza y a varios metros sobre el suelo, una gran voz adornada de un vistoso atuendo saluda a los presentes. Es el Padre Carnaval, quién con su presencia aviva la llama del pueblo en tiempos de crisis y es el encargado de convocar a los miembros de la Junta del Carnaval.

La ceremonia es acompañada por una banda musical compuesta por 60 niños y jóvenes de varias instituciones educativas de Riosucio. Desde la tarima, y hasta el centro de la plaza, se extiende una larga alfombra roja que se asemeja a la lengua del mismísimo diablo. Sobre ella empiezan a desfilar uno a uno los miembros de la Junta, quienes tienen como tarea tomar posesión de su cargo y jurar ante el público riosuceño que conservarán la tradición y estarán a merced del Carnaval.

Una vez instalada la nueva República, el público carnavalero y los presentes en la tarima se unen en un solo coro para cantar el himno del Carnaval con el que se da inicio a la verbena. De ahí para adelante, los recuerdos se vuelven difusos a causa del regocijo y el éxtasis vivido en la celebración. 

La Junta del Carnaval está integrada por un canciller (José María Sánchez Suárez) una vicealcaldesa (Gloria Inés Galeano Castañeda), una alcaldesa (Luz Mery Trejo Ramírez) un vicepresidente (Mario Fernando Palacio Espinosa) y el Presidente (Wilson Cruz Trejos)

“Gracias pueblo riosuceño,

Por atender el llamado,

De este grupo consagrado,

Que puso todo el empeño”

“A descansar bien juiciosos,

Que por la noche arrancamos,

Y en un mes nos encontramos,

Voceando bien hermosos”.

El conductor de las
Encuentro de la Pala
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*