04/24/2019
HomeMochilerosLos ritmos que encienden el Carnaval de Riosucio

Los ritmos que encienden el Carnaval de Riosucio

El ritmo del baile, la fiesta y las cuadrillas lo impone la música que se crea en vivo. El cuarto día del carnaval estuvo dedicado a estas expresiones artísticas indígenas que predominan en la cultura emberá chamí de las comunidades rurales de Riosucio.


Texto por Esteban Hoyos J
Fotos por Andres C. Valencia

De todas las expresiones artísticas que pertenecen a la tradición riosuceña, hay una que predomina y es transversal a los actos culturales de los decretos y el carnaval de Riosucio: la música.

No por nada es el eje central de todo encuentro casual y planeado en muchas de  las esquinas del pueblo. En estos lugares se congregan amigos y familiares con personas desconocidas que llegaron para vivir la tradición carnavalera. En síntesis, Riosucio se sumergió en una mezcla única de muchos estilos musicales que se cruzaron en las esquinas cercanas a las plazas San Sebastián y la Candelaria.

De hecho Riosucio es cuna de músicos célebres y talentosos, y todo esto tiene una explicación histórica. Según José Darío Bueno, mayor indígena del resguardo San Lorenzo, la música indígena es importante desde el mismo origen del Carnaval. Dos comunidades que vivían en estos territorios no se podían invadir por problemas que ellos mismos crearon. Llegó la religión católica y los integró para poder llegar a un convenio y quitar esa barrera. En ese momento se reunieron los caciques de cada territorio con la religión e hicieron un acuerdo.

El cristianismo dijo que si seguían peleando se volverían como diablos, entonces uno de los caciques dijo que si eso era verdad, entonces que crearan una figura del diablo para mostrárselo a la comunidad y decirles lo que dijeron ellos. Y así fue, con el tiempo comenzaron a reunirse en torno a los sonidos de los tambores y otros instrumentos, y este jolgorio permitió que poco a poco las comunidades interactuaran entre sí. “En esta fiesta se integra todo: música, danza, bebidas y comidas, entre otros elementos.  Por esto socializamos, hablamos de un acuerdo, hablamos de paz. Entonces se reúnen varias culturas que se integran para vivir en comunidad”, complementó el mayor. El goce y la diversión es la esencia del Carnaval, de donde se produjo la historia que hoy nos rodea.

Desde entonces las comunidades indígenas han preservado ese legado cultural, lo han transmitido de generación en generación y el pueblo entero, incluidos los riosuceños,  extranjeros radicados y los no indígenas, se dejaron contagiar por la historia. Es así como el lunes 7 de enero el Carnaval rindió homenaje a la tradición riosuceña con un día dedicado a la música y la tradición de las comunidades rurales e indígenas.

Todo comenzó pasadas las 10:00 a.m. con el Desfile de la Indentidad Riosuceña, en el que las comunidades rurales y los representantes de los resguardos indígenas salieron a desfilar por el pueblo con lo mejor de sus atuendos, instrumentos y creencias. Al ritmo de gaitas, quenas, zampoñas, percusiones y otros instrumentos propios, las personas danzaron y los espectadores se dejaron contagiar de la alegría de un día soleado y mucha música.

Una vez finalizaron su recorrido, varios de los grupos que desfilaron se presentaron en las tarimas principales del Carnaval. El mayor Darío, por ejemplo, se presentó con el grupo Damasiri, conformado por sus 6 hijos y su pareja, quienes tocan diversos instrumentos como las guitarras, la batería, la guacharaca y los coros. Este grupo ha tenido la oportunidad de presentarse en escenarios nacionales como el festival Mono Núñez (Ginebra, Valle del Cauca), en Bogotá en el teatro Julio Mario Santodomingo, en Medellín, Cartago, Manizales y Pereira.

Otro grupo que se presentó fue Hijos del Sol, de la comunidad San Jerónimo, del resguardo indígena San Lorenzo con un formato especialmente dedicado a los vientos y la percusión. Ellos también han representado al pueblo en tarimas nacionales anteriormente mencionadas y en la Guajira.

La otra razón por la que se volvió indispensable la música es porque estos grupos la utilizan como un elemento catalizador para, a través del goce y el compartir, transmitir mensajes que vienen de sus ancestros y de su experiencia con la tierra y la sociedad sobre sus costumbres, el medio ambiente, el cuidado y la convivencia, entre otras cosas.

Así como estos dos grupos, se presentaron aproximadamente 15 agrupaciones más, unas con trayectorias más extensas y otras nuevas, que dejaron sobre la tarima su lucha por aportar a la cultura del municipio y del país, compartir las enseñanzas del territorio y exponer lo que han aprendido sobre la música.

Las Cuadrillas: cult
Turismo Comunitario:
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*