Nadie dijo que lo lejano parecería tan cerca

4 Febrero, 2016 by Lex Artis

Hay épocas en que las ciudades ensordecen, los medios atosigan y las multitudes llegan hasta la puerta de la casa. Hay días en los que son necesarias muchas horas de viaje, acortar distancias y llegar a lugares que, aunque no parezcan, en realidad están cerca; aquellos que parecen no salir en el mapa, pero tienen el encanto y la calma que todo hombre con rutinas laborales y académicas, necesita para respirar, sentir, encontrar y encontrarse.


Texto y fotos por: Lex Artis

_LEX3571

Más de 500 kilómetros recorridos (desde el Huila hasta Boyacá), entre mantas verdes, cultivos, carreteras empolvadas y sinuosas, para llegar a la tierra de la ruana, específicamente a la casa redonda, hogar de Martica y Alvarito. Ellos, cansados del trajín de la capital, viven ahora entre el sonido de sus gallinas, una vaca color niebla, y son aledaños al municipio de San Eduardo – Boyacá, pueblo en el que cada habitante cultiva, cocina o realiza elementos de la canasta familiar. De esa forma, muchos de ellos han logrado sacar adelante a todas sus familias con la labor de sus manos, pero lastimosamente es un lugar en que la política también está a favor de unos pocos, situación algo difícil de evadir en todo el país.

_LEX3221

En las mañanas Martica riega las plantas de su jardín circular, su sonrisa hace parte de todas las flores que crecen allí. Mientras tanto en la cocina, Alvarito da forma a sus típicas arepas, adiciona más cebolla a la changua y añade pizcas de sal a los huevos puestos por sus gallinas.

_LEX3235

Luego del desayuno dan ganas de salir a perderse entre verdes. A unas cuantas montañas, quebradas y cultivos de lulo, se encuentran la Laguna Seca y la Laguna Negra en la vereda La Libertad. En la Laguna Negra hay una pequeña canoa, un par de remos y la tranquilidad del bosque. Al remar aproximadamente quince minutos, el agua y las nubes abrazan el lugar, el tiempo corre acariciando las aves y el frío es acogedor: en aquel momento cada partícula es significativa.

_LEX3139

El viaje no se detiene, y la búsqueda de las tradicionales arepas boyacenses era la siguiente actividad en lista, para ello era necesario ir hasta Ramiriqui. En aquel pueblo, el exquisito olor de arepa preparada de forma artesanal se siente a cuadras, y las ruanas llegan temprano para desayunar. Las personas en estas tierras son tímidas, debido a que su historia ha estado fuertemente marcada por la guerra épocas atrás, y a pesar de ello, atienden con todo el amor del mundo porque en estos lugares los pequeños detalles hacen diferencia.

_LEX3240

Entonces, tenía que regresar a la ciudad, debía regresar a la rutina, como todos. Y entre tantas ideas dispersas que me desbordaban la cabeza, comprendí que me faltará vida para recorrer cada rincón de mi país. Este fue un simple viaje para apreciar las pequeñas y grandes cosas de la madre natura, fueron quince días sin conexión digital, cosa que en esta época y para muchos es algo raro, pero nadie dijo que lo raro no fuese gratificante o bonito…

Nadie dijo que lo lejano parecería tan cerca…

ESCRITO POR Lex Artis
Pseudo-Ingeniera , Pseudo-fotógrafa Inmortalizando Suspiros.