12/10/2018
HomeVisionarioCiudad y Lomas, un festival que discute y hace arte callejero

Ciudad y Lomas, un festival que discute y hace arte callejero

Finalizando octubre nació un tercer festival de arte callejero en Manziales: Ciudad y Lomas. Este es organizado por el colectivo Cataleya Pro con el objetivo de fortalecer la escena y generar discusiones en torno a esta práctica. Caiga al Coliseo Menor y vea el resultado.

Texto por Esteban Hoyos Jaramillo
Fotos por Andres C. Valencia

El Coliseo Menor ahora tiene un nuevo rostro, literalmente. Lo que antes era un recinto deportivo con murales bien diseñados, pero corroídos por el sol y la lluvia, ahora es un lugar que estimula la vista por donde quiera que se vea. Pequeñas líneas conforman las grandes pinturas que trazaron en un un lienzo de cemento y ladrillo más de 10 artistas de talla local, nacional e internacional en el Primer Festival Ciudad y Lomas.

No hace falta acercarse para apreciar este lugar. En detalle puedes encontrar hojas pintadas, pequeñas gotas en el suelo, líneas que aparentan no tener destino… pero de lejos la vista es otra cosa. Los trabajos artísticos se magnifican a la distancia y cobran sentido: rostros, graffitis, mensajes, cuerpos. Y todos ellos le hablan a la ciudad sobre el deporte, el medio ambiente, la calle, la vida y el arte.

Este festival ha estado en la mente del colectivo Cataleya Pro hace buen tiempo. Daniel Villa, uno de sus miembros, sonríe al recordar que llevan hablándolo hace ya 2 años, y al finalizar octubre logró materializarse. Lo que comenzó como un sueño de hacer arte callejero terminó convirtiéndose en algo mucho más amplio: una agenda cultural, académica y participativa.

 

Este es el tercer festival que se crea en la ciudad, no solo para embellecerla y expresar las ideas de los artistas, sino también para hacer conciencia de asuntos sociales, políticos y el apoyo al Street art. Este último se vio evidenciado en la agenda de carácter más académico e ilustrativo, lo que permitió llevar este proyecto a otros espacios: “El lunes (22 de octubre) hicimos un foro en la Alianza Francesa para debatir estos temas; tuvimos una exposición de fotografía en Juan Sebastián Bar; el jueves 25) la calcatón, basada en el trueque de stickers y fomentar el mercado de arte independiente y diseño; un cadáver exquisito en el restaurante Olivo y el festival de toda la semana”, precisó Daniel con su máscara antigás colgando del cuello, los pinceles en su mano derecha y un atuendo salpicado de pintura.

El cartel de artistas que conformaron esta primera versión estuvo variado, no solo se contó con la presencia del talento local, que fue superior en cantidad, sino también con artistas de otras latitudes más lejanas: Franco, Skore 999, Teck24, La del Río son de Bogotá; Dosis de Pereira; Worm y la Plaga de Medellín; Volátil, Sepc, Tonra, Subo, Crane, Lodos, De la Calle, Sal13 y Arturo Volátil de Manizales, y por último Ygore de Francia.

Durante los días de intervención, fueron muchos los que detuvieron sus recorridos para contemplar el trabajo que estaban haciendo los artistas, unos con rostro de sorpresa, otros inexpresivos y unos últimos con un tono de rareza. Frente a este último quedan dudas si la percepción es equivalente a un pensamiento vandálico con el que suele ser descrito el arte callejero. Frente a este tema la Plaga fue el primero que ofreció su punto de vista: “La creatividad no se puede quedar callada y pintar en la calle es una opción que está presente en esta generación. Quienes se resisten tienen miedo al cambio, no han sido capaces de tomar riesgos y ser resistencia del sistema. Pintar en la calle es brutal y transforma una sociedad de forma positiva”.

Manuel Vélez, otro de los miembros organizadores con Cataleya Pro, también tiene su propio concepto: “Quisimos agregar una agenda académica para trabajar por des-estigmatizar el graffiti, entender su parte ideológica como un no reconocimiento a la autoriadad y la propiedad privada. Es necesario que exista un contrapeso a los fenómenos que se dan hoy en día en lo social y político. Parece más importante cuidar una casa que una persona”.

Por otra parte, Daniel Villa no quiso quedarse callado: “El arte es respuesta a lo que pasa en el mundo, el street art muta con la sociedad”.

Independiente del concepto que tengamos del arte callejero, no se puede negar que está tomando cada vez más fuerza en el mundo y las personas están saliendo a la calle con pinceles y brochas para seguir expresando lo que pasa por sus cabezas. Pero si la sociedad y entidades públicas o privadas conceden libertades para realizar estos trabajos profesionales, tal como lo hizo la Secretaría del Deporte de la Alcaldía de Manizales en este caso, la ciudad va a desarrollarse en una paleta de colores cada vez más amplia.

Manuel Vélez Arbole
Hilando cultura con
Calificar:
SIN COMENTARIOS

COMENTAR

*