Vientos, tradiciones y cometas

26 Septiembre, 2016 by Revista Alternativa

Un recuerdo común de la niñez manizaleña versa sobre la dificultad al desenredar madejas de hilo y el deseo por salir de clases temprano para construir cometas de formas y tamaños tan grandes, que solo podían ser contenidas por la imaginación, y echadas a volar con ayuda de los dioses.


Texto por: Santiago Quintero
Ilustración por: John James Marín

Manizales ciudad de los buenos aires

Manizales al estar ubicada en la cordillera de los andes a 2200 msnm es una ciudad favorecida por la altura y los vientos, producto de las corrientes oceánicas que llegan desde la región pacífica con una velocidad promedio de 6m/s, principalmente en el mes de agosto, características que proporcionan las mejores condiciones para elevar cometas. Se ha proclamado agosto como el mes de los vientos,  es curioso que en la mitología nórdica y celta se definía como el mes del dios viajero del cielo, de la libertad y las artes.

parte-1

Cometas en el aire, una epopeya familiar

John hace parte del linaje de cometeros de Manizales. Cuenta que hace 30 años aprendió a elaborarlas y desde entonces su familia ha sido quien provee las cometas que adornan la ciudad en el mes de agosto, un arte que hoy sus hijos están aprendiendo y en el cual invierten el tiempo libre.

Es una tarea que requiere preparación, La espera por los vientos los lleva a vivir muchas aventuras, pues el proceso de la construcción de las cometas inicia desde enero para darlas a luz ocho meses después. Los palos son labrados de la guadua la cual debe ser seleccionada en un punto intermedio ni muy seca, ni muy verde, permitiendo que la curvatura del palo sea adecuada. Estos arcos deben ser  puestos al sol para que adquieran la elasticidad necesaria y resistan al viento. Cuenta John:

“La tradición de las cometas une a la familia, en este proceso todos estamos involucrados. Tengo cinco hijos, todos intervenimos en la construcción, ellos me ayudan a cortar la cinta y pegarla, cortar las colas, poner los hilos, las cuentan y yo me encargo de ensamblarlas; creo que esta tradición no se acaba tan fácil, de igual forma la venta de las cometas ayuda a mantener la economía del hogar”.

parte-3

Menciona cómo el arte de volar cometas ha evolucionado, esperan que próximamente se comercialicen con luz led, y sobre esto le genera un poco nostalgia ver cómo la tecnología ha desplazado las actividades tradicionales y los jóvenes prefieren estar frente a un dispositivo móvil que vivir su infancia en los cerros haciendo concursos de cometas. Cuenta como hasta hace 17 años se hacían 4 concursos que promovían el deporte y la interacción de las familias.

En sus palabras relata la epopeya en que se convierte este arte milenario:

“Para nosotros es muy tradicional, mi papá es muy mayor y no obstante en semana se pone a elevar cometa en Chipre, es algo que se disfruta a todas las edades, nos enfocamos en hacer cada palo y poner la cinta en el lugar indicado. Me acuerdo que en mi niñez siempre tenía el primer lugar en los concursos que hacía la ciudad, una vez me gané una estufa para mi mamá y otra vez me dieron cinco mil pesos que era un platal, con eso mercamos pagamos arriendo  y me sobró”.

En la temporada del festival de los vientos  la estirpe de cometeros alcanza a vender unas 10.000 cometas, ellos se ubican en diferentes sectores de la ciudad en especial Chipre para vender y asesorar a los cometistas, las más vendidas son las cuadradas hechas en plástico, su preocupación cada vez es mayor en cuanto a la posibilidad de seguir llevando cometas a los niños, jóvenes y adultos ya que la oficina de Espacio Público no entiende el valor de esta tradición y les impide vender en parques. Este año solo fue otorgado un permiso para toda la familia sin  comprender que se necesitan varios, puesto que la familia de cometeros es tan grande que se distribuyen los sectores por núcleos familiares, en una zona están sus padres, en otra sus hermanos, tíos y primos entregando cuadrados de colores para cubrir los cielos.

 “Hay algunas cometas de tela que son muy bonitas, tienen formas llamativas y dibujos,  esas las importamos pero no se garantizan tanto como las tradicionales”.

Mitos vs Realidad

No todas las cometas vuelan / “Es falso todas deben volar lo que importa es hacia dónde va el viento, es más si se amarra una bolsa a un hilo en algún momento se eleva así que no puede decirse que es culpa de la cometa”.

Vuelan mejor las cometas hechas con bolsa de basura/ “Es independiente del material, acá tenemos cometas de tela, de plástico y obviamente las primeras que era de panel, todo depende del viento”.

parte-2

Al correr con la cometa se vuelve clavadora / “Las cometas clavadoras no existen lo que pasa es que al correr con ella puede mover la posición del hilo, lo que hace que pierda estabilidad, pero solo es acomodarlo de nuevo y ponerla a volar”.

Entre más colas tiene la cometa más vuela / “No, por el contrario, entre menos colas más eleva, depende del diseño; hay algunos como los delta que no tienen cola y son más fáciles de volar, pero en sí las colas no tienen que ver con el vuelo solo hacen que la cometa conserve la estabilidad, lo que sí es verdadero es que debe ser igual el número de colas a cada lado, de lo contrario la cometa se voltea y cae”.

Recomendaciones

La Unidad de Gestión de Riesgo de Manizales y el escuadrón de bomberos recomiendan buscar lugares abiertos, alejados de zonas con cables de tensión y postes eléctricos; si en algún momento se enreda una cometa en las línea eléctricas no intentar recuperarla y comunicar a la línea de emergencias de la CHEC y que sean ellos quienes las bajen, en años anteriores se han producido descargas eléctricas a través del hilo. Por ser una actividad familiar se requiere compromiso de los padres.

La Experiencia de Jhon permite predecir cómo funcionan los vientos de Chipre, Las horas recomendadas para volarlas son de 9:00 a 11:00 y de 15:00 a 17:00 por el sector de la media torta y en colonizadores de 17:00 a 19:00.

cometas

Algunas recomendaciones sobre el material de las cometas:

Hilo: “No se recomienda el nylon ya que este se enreda y puede generar lesiones o muchas veces personas que van pasando no lo ven y se cortan con él, es mejor la hilaza, es más liviana y permite que la cometa vuele mejor”.

Palos: “Son los más importantes, deben cumplir con las condiciones adecuadas para que no desequilibre la cometa, los de plástico no son recomendados”.

Estilo de la cometa: “Ayuda mucho conocer las diferentes formas, en realidad desde que haya viento todas vuelan, pero hay estilos como la delta que no llevan aleros ni colas, y ganan posición en el cielo más fácilmente”.

La clave: “Mi secreto era elevarlas con hilo de coser, como es tan liviano la cometa vuela mejor, se quiebra con facilidad, pero sabiéndolo envolver y soltar permite ganar más altura”.

ESCRITO POR Revista Alternativa
Mantente al día con toda la movida #Alternativa en Cine, Teatro, Música, Arte, Cultura, Moda, Deportes y Entretenimiento de la región.
DEJA UN COMENTARIO

*

No hay comentarios que mostrar
Se el primero en comentar