La peor señora del mundo es la más reciente creación de La Libélula Dorada, un grupo titiritero oriundo de Bogotá que este año celebra sus 40 años de trayectoria. Sus fundadores, los hermanos César e Iván Álvarez Escobar, adaptaron el cuento del prestigioso autor de la literatura infantil Francisco Hinojosa al teatro de títeres.


Texto por: Antonia Montoya Castaño
Fotografías: Andrés C. Valencia

la libelula dorada - la peor señora del mundo - ACV 4

La obra tuvo lugar en el auditorio confa ubicado sobre la Cra. 25 #50 a 50, un espacio más que pertinente para su presentación. La escenografía se valió de la utilización de telas negras dispuestas a ambos costados del escenario para centrar la atención de los espectadores en la mitad del tableado, donde se desarrollaría la ambivalente (tierna y cruel) historia de la peor señora.

La introducción estuvo a cargo de una paloma azul que narró atemorizada los padecimientos de una comunidad que vivía junto a una mujer maltratadora cuya felicidad dependía del sufrimiento que suministraba a los otros.

la libelula dorada - la peor señora del mundo - ACV 5

Al norte Turambul, hijos y vecinos eran golpeados por una señora que detentaba el mando del pueblo. Cucarachas y comida para perros eran los alimentos del niño, y los fuertes garrotazos alarmaron a los habitantes, quienes decidieron confrontarla sin mayor ganancia: también fueron humillados. Tras una serie de calamitosos eventos, los pobladores decidieron emprender acciones psicológicas que darían un viraje inesperado al tratamiento del relato.

la libelula dorada - la peor señora del mundo - ACV 6

La historia estuvo acompasada por los ritmos lúdicos de la banda sonora compuesta especialmente para la obra por el maestro Nestor Lambuley, y por un juego de luces frías que mantuvo el suspenso entre los asistentes.

Sin duda, los títeres cuidadosamente elaborados se llevaron el reconocimiento y la admiración. Bajo el diseño de la escultora e ilustradora argentina Eugenia Susel, los muñecos tuvieron un proceso de producción que inició en el análisis del perfil psicológico de los personajes, y terminó en moldes de yeso vertidos al látex para darles plasticidad y embellecimiento a los acabados.

la libelula dorada - la peor señora del mundo - ACV 2

La obra es, sobre todo, una forma catártica de la infancia. El castigo por parte de la malvada señora a su hijo, interpela a la audiencia frente a las formas clásicas (entiéndase como antiguas) de corrección y aleccionamiento al interior del hogar. Amalgamada en la ternura, la risa, y la sorpresa, alcanza a asomarse la reflexión “qué malvadas pueden llegar a ser las madres”.

la libelula dorada - la peor señora del mundo - ACV 1

Iván Álvarez explica que la obra está dirigida a chicos y adultos, que los chispazos de violencia no pueden censurarse como se intentó con el cuento de Hinojosa en razón de un argumento moralizante, y que es importante extraer de la burbuja engañosa a los niños que asisten a la imperante realidad del siglo XXI.

la libelula dorada - la peor señora del mundo - ACV 3