Muchas bandas dispuestas a dar conocer con su talento y sus nuevas propuestas artísticas, llegaron a la ciudad de Manizales, para celebrar esta nueva edición de la fiesta de la música.


Texto por: Jessica Sánchez

Fotos por: Andres C. Valencia y Ana Fajardo

El sábado 22 de junio  desde la 1 de la tarde, hasta las 9 de la noche, los manizalitas y las personas de las demás regiones que habitan esta ciudad, decidieron «echarse la pasadita», para ver qué nuevos grupos musicales les ofrecía la  la fête de la musique . Diversas agrupaciones se dieron a la tarea de llevar sus mejores acordes musicales para complacer a la audiencia asistente.

Para los que no saben, esta celebración se llevó a cabo por primera vez el 21 de junio de 1982, en Francia, con el fin de “consagrar un día para la música”. A Colombia llegó en el 2007, y en Manizales, se celebra hace nueve años  este evento,que nos convoca a festejar “la fiesta de la música” o  la fête de la musique, como le quede más fácil pronunciarlo.

Los grupos de fuera de la ciudad , vinieron con toda , para dar a conocer ese talento del que muchas veces no pasa por los radares de Manizales. A la fiesta de la música llegaron con mucho reggae, rock, fusiones de ritmos autóctonos con ciertos sonidos más extranjeros, incluso nos enseñaron propuestas más acústicas. Con todo eso, transmitieron, no sólo vibraciones y sensaciones al cuerpo, sino también al alma y la mente

Uno de estos grupos de los alrededores es pa´l Bejuco. Este bejuco que va creciendo y expandiendose, llegó con una propuesta netamente acústica, no comercial » música para escuchar»  como la denominan los integrantes de este ensamble, que llega desde la ciudad de Pereira, presentadose por primera vez en la fête de la musique .  Así como el bejuco, lo que ellos quieren hacer, es expandir los conceptos de quienes los escuchan, poder seguir creciendo, aprendiendo, creando y más que nada, hacer que la gente adopte las características del bejuco, que se enreden, que alcancen la luz y que se den la oportunidad de disfrutar de nuevas experiencias en la vida, y claro esta, que sigan escuchando más de su música.

Este ensamble, conformado por Gustavo Arias y Tatiana Rentería, surge un semillero de jazz,  al que más tarde llegaría Weimar Moreno a la percusión,” llegó como un regalo” como lo mencionan sus compañeros. Pa´l Bejuco, ofrece una diversidad de estilos , que , crece y se expande, tomando como base el jazz, resultando en un “jazz colombiano” para que sus escuchas, logren expandir la perspectiva, en este caso concreto de la música, a apreciar lo que el otro es socialmente. Una de las misiones de este grupo es sacar la musica de camara, es llevar a la música a lugares abiertos, desencajar la música a un solo género o un espacio, es a esto a lo que  pa´l Bejuco le  está apostando.

Haciendo un pequeño paréntesis, es necesario mencionar a  Renacer de Timbiquí ya que se dio a la tarea de mover a todo el público asistente al son de la voz de la cantante principal. Al subirse al escenario los cuatro integrantes, junto con el repique de la tambora, el piano de la selva y la voz de  la cantaora, pareciera que hubiesen empezado un ritual en el cual invocaban al sol, a sus dioses africanos y al movimiento de caderas. Su tributo a cambio, era lograr que los espectadores bailaran, gozaran y corearan las canciones. Ellos, estando tan lejos de su amada Timbiquí, buscan la manera de revivirla cada que sea posible y de traer ese rincón de tierra donde donde nacieron a estas tierras llenas de montañas. Una forma de remembranza cargada de nostalgia y alegría.

 

Escucha el podcast sobre la Fête de la musique, producido por  Soundstage UM

Con  los ánimos arriba, más personas se fueron conglomerando para disfrutar de la energía colectiva que se estaba gestando en  medio del festival. Después de este ritual ancestral, y de la energía creada por renacer de Timbiquí, llegó el turno para que la agrupación de Pereira, Nabu reggae ¿seguiría deleitando al público? Ahora al ritmo del reggae, desde Viterbo Caldas llegaron para festejar con el pueblo manizalita. Este grupo conformado por seis integrantes no solo se dio a la tarea de hacer que hacerlos bailar y gozar con su música, sino que en medio de ella y con ella aprovecharon para recalcar la importancia de no dejar morir las bandas, recalcaron la importancia de generar espacios para la presentación de los grupos, y también incentivar a la audiencia el hábito de pagar una boleta, de apoyar el talento de los grupos. Una vez más Nabu reggae usó su música para transmitir mensajes de conciencia, sentido social, amor y toleranciaincentivar a la audiencia el hábito de pagar una boleta, de apoyar el talento de los grupos. Una vez más Nabu reggae usó su música para transmitir mensajes de conciencia, sentido social, amor y tolerancia.

Por otro lado,Audioboga se subió a la tarima para enseñar a su público sus avances. Es la segunda vez en la cual el grupo se presenta en la fiesta de la música y para ellos es importante, enseñar su evolución, la renovación del repertorio a todos sus escuchas. Conservando los alabaos, la majestuosidad de las matronas, los arrullos, y todo aquel enlace que les permita evocar sus raíces junto con  fusiones folclóricos, llenos de aires modernos e internacionales, con los cuales la banda pretenden unir,evocar amor y solidaridad. A través de su música, esta agrupación busca reunir las raíces y el folclore, con el resto de música del planeta. 

La agrupación hizo una invitación a todos aquellos grupos emergentes para que se arriesguen, que se den la oportunidad, tanto a ellos mismos como a el público que están deseosos de acoger nuevas propuestas, nuevas formas de escuchar y sentir la música. “Hay que mostrar lo que se trabaja con tanto cariño y con tanto amor. La música es para eso, para compartir”.

Y por supuesto, a esta fiesta de la música no le podía faltar el rock y del bueno, traído desde  Samaná. Guillermo Villegas (baterista), Julián aristizabal (bajista) y Juan Camilo Arroyave (guitarrista y vocalista) integrantes de Reset, llegaron al escenario con mucha expectativas, de cómo los recibiría la gente, de qué tan perceptivos estarían y para alivio de ellos, el público se conectó con ellos, estaban dispuestos a sentir, rockear y pogear “fue muy chimba de tocar hoy”. La band reconoció y agradeció la importancia de la apertura de este tipo de espacios ya que permite la movilidad de agrupaciones y el intercambio cultural con las propuestas de otras bandas y de paso recomendaron darse la pasadita por  Cielo ácido, una banda que está en esa labor de crecer y de darse a conocerLo único “ no tan bueno” para esta banda fue el escenario, por la lejanía y porque ellos querían que su público se pogeara más su música. Pese a este pequeño percance, lograron que el público se gozaran sus canciones y de paso, lograron hacerle publicidad a Samaná, para que todo aquel que no lo conozca, vaya para salir totalmente enamorado de sus paisajes y para que de paso estén pendientes de su Ep fuerza y ruido.

Finalmente la noche iba cayendo cargada de rock, fusión, música tropical, y de un público dispuesto a seguir disfrutando de los últimos momentos antes de que acabara la fête de la musique.  El grupo encargado de dar cierre a este evento,  en el cual con el paso de las horas, recibía más y más espectadores fue Piangua,  un grupo traído directamente desde la nevera del país, que acogido por el público de muy buena forma, compartieron lo que les nace desde las entrañas y desde corazón con la gente. Ese es el deseo pianguero, de ofrecer todo un ritual para sus espectadores, fue logrado a cabalidad.

Así terminó este evento, lleno de mucha gozadera, de ese sabor a lo nuestro, a la tierra que nos vio nacer, a un espacio diseñado para compartir y conocer nuevos grupos emergentes  y recordar los ya conocidos. Las bandas de los alrededores, ofrecieron todo en tarima para un público que estaba esperando ser sorprendido, y lo lograron, por ahí de paso, aprovecharon para seguir incentivando estos espacios, para que sigan apoyándolos a ellos como agrupaciones, pero no sólo pensaron en ellos si en todos estos grupos emergentes que están tocando puertas, para que nosotros no seamos indiferente y los apoyemos.

Por ahí de paso, un viejo de la casa, Rokadura, comentó la importancia de este evento, ya que permite la diversidad musical y lo importante de la masificación de estos eventos. También dejó un consejito para  las nuevas bandas “Dar lo mejor, es la única recomendación, que se la soyen, que sean responsables,este espacio es para dar lo mejor, dar un show agradable al público que tanto artistas como asistentes puedan gozar”.

¿Qué  tal estuvo?

  • “El enfoque de los años anteriores había sido  más underground, pero este año veo que es más autóctono, de resaltar ritmos tropicales, me  parece súper loco, está muy rico esto “Alma Betancourt
  • “ Es la primera vez que asisto a un evento como estos, llenó muchísimo mis expectativas” Alex mateus
  • “Manizales apoya mucho el arte y renacer de Timbiquí, prendió bastante este evento. Es muy lindo que traigan grupos de otros lugares, lo único por mejorar sería el sonido, de resto, todo ha estado muy bien “Tamara Soto
  • “Es un espacio de cultura, amor, alegría, donde se pueden recuperar las raíces. A parte estamos escuchando bandas nacionales, y les permitimos que sigan produciendo más para Colombia. Nabu y Renacer de Timbiquí, me han parecido excelentes bandas, ya que han reflejado lo que somos los colombianos, cuando ellos tocan, uno siente que el cuerpo se quiere mover. Es necesario que para los próximos eventos se divulgue más  información, Manizales es una ciudad de bastante jóvenes y acá no se encuentra ni la mitad “Sebastián pineda.

Imagenes del Escenario Alternativo

(Mirador de Niza – Milan)