Esto de vivir, la verdad a  veces no resulta tan fácil como creíamos. Cuando éramos niños, solíamos ser felices jugando y creando mil y un mundos en nuestras cabecitas, y extrañamente, quien sabe por qué, deseábamos ser grandes.


Texto por: Jessica Sánchez

Fotos por: Juan Camilo Betancourt y Giovanny Gálvez

El sueño se cumplió y henos aquí, en la mayoría de los casos grandes y carentes de diversión, ese niño que deseaba ser adulto ahora está lleno de responsabilidades, ocupado y un poco cara de puño por la poca diversión ahora tiene. Así que si usted, querido ser-humano, se pregunta si puede volver a divertirse como lo hacía cuando era pequeño, si es que acaso es posible seguir siendo adulto y actuando como un niño y lograr salir ileso, ojo pues, porque aquí le vamos a dar unos consejitos que seguramente le han de ayudar para aportar más sabor y diversión a su vida gracias a la  improvisación teatral, así que, andiamo.

Sepa usted que la impro, es una técnica teatral que se emplea antes de una puesta en escena. Es el punto de partida previo a aprenderse los textos, crear los personajes, pensar en el vestuario y demás parafernalia que amerite “el acto escénico”. Pero como en la vida no nos dan tiempo de ensayos ni mucho menos de repeticiones, pues nos tocó vivir a punta de improvisación y no está mal, resulta divertido y hasta interesante el asunto. Conozca las reglas básicas de la improvisación  y empiece a aplicarlas en su cotidianidad

  1. Como primera medida Acepte, diga SI  y proponga: sí, así como lo oyó, deje de negar tantas salidas, invitaciones, proyectos, idas al cine, a acampar, besos, comidas, negocios, oportunidades y etc. Deje de rechazar experiencias nuevas que le van a terminar enriqueciendo de una forma u otra su paso por este vida. Arriésguese, acepte un poco más, sea consciente que seguir el mismo camino, tan sólo lo llevará a los mismos sitios que lo tienen mamao´ y que usted ya conoce, así que diga si,  solo pa´ ver qué pasa.

2.Esté muy atento y escuche,  pero escuche bien, no solo las palabras, sino todo lo que hay detrás de ellas. Pare bien la oreja a todo lo que está pasando a su alrededor. ¿Realmente sabe cuál es el sonido de la lluvia golpeando el techo o la ventana?, o ¿el crujido de una hoja seca al pisarla? ¿le ha puesto bien cuidado al tono de amor con el que su mamá le dice: mijito que Dios lo bendiga? Párele bolas al asunto, que todos estos detalles enriquecen la escena que usted esté desarrollando en ese momento, no sabe cuán valioso es escuchar, a los demás, al entorno y obviamente, a usted mismo.

3.Es tan sencillo como: respete las ideas de los otros, apóyelos (para efectos de la impro, claro está) de todos modos aunque no los apoye, respételos, ellos no tienen el mismo bagaje, no han pasado por las mismas cosas que usted ha pasado, aunque estén incluso en la misma casa, sus contextos y situaciones fueron distintas. Así que guste o no le guste respete, pero… si tiene la oportunidad de secundar la idea del otro (sin que esto afecte su integridad) hágale, no sabe lo bello que será  para la otra persona sentirse respaldo y por ahí de paso usted va a compartir, aprender y gozar un rato.

4.Relájese, el error es una oportunidad.  Sí, no se de tan duro si se equivocó, si cree que cometió un error, déjeme decirle que de ahí salen las mejores ideas, el error se incorpora, o acaso cree usted, que  los grandes inventores lo lograron a la primera, pues no, no fue así, ellos se equivocaron y gracias a ello, hoy en día contamos con muchos privilegios, ya que en cada error veían una oportunidad.  Por eso le repito  no se de palo,  más bien piense cómo puede sacar provecho de eso que le está pasando y por ahí de paso, arreglarles el rato a unos cuantos con su creación.

5. Es tan simple como,  hay que estar en el momento, lo que sucede ahora será la clave para futuros descubrimientos. Deje de botarle mente a lo que pasó o aún peor, a lo que no ha pasado. Sobre lo único que usted puede actuar, es sobre este instante,  no le estamos diciendo que no se proyecte ni que tenga metas, lo que le digo es que no se desgaste, es que cuide esté regalo, este presente, aprovéchelo que eso no va a volver y tenga en cuenta que como diría George Orwell “quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro” así que invierta en el hoy.

6. Sea honesto, no hay nada más gracioso que la verdad.  Pues sí, aunque resulte difícil, diga la verdad, sea honesto en sus actos y en sus palabras, le aseguro que esto lo pondrá en todo tipo de situaciones trágico- cómica-musicales, de las cuales usted terminará aprendiendo. Despójese de falsedades y engaños, vea que eso le hace peso y si usted no tiene tan buena memoria, como para recordar en qué y a quién le mintió, pues la pena que va a pasar, no será tan agradable.

Digamos se encuentra en escena y que el público está en el conteo regresivo de 3,2,1 ¡Impro! Su compañero le dice : ¿Que Juan, vamos a tomarnos unas cervezas? adivine usted que debe contestar.. si, exacto, debe decir que sí y proponer algo más. De una Arturo, camine por unas cervezas y de paso le hablo de un negocito que tengo en mente o  uyyy si, que rico, por ahí  de paso celebramos su cumpleaños ( o lo que se le ocurra a usted contestar en ese momento). Supongamos que ya están en el bar disfrutando de las cervezas y su compañero de escena le dice: Juan, parce, creo que mi mujer está saliendo con otro man,  lo más lógico que usted puede hacer, es reaccionar a esa confesión y preguntarle por más detalles, pero es imposible que usted lo haga si verdaderamente no está escuchando, en caso tal de que usted no le este parando ni cinco de bolas a su compañero, podría salir con respuestas tales como: ¿esta cerveza es importada? ¡si, ganaron el partido 2 -0!,  mira esa vieja tan linda o aún peor, negar totalmente lo que él le dice ¿ que su mujer está saliendo con alguien más? no, eso no es así, ella lo que está es vendiendo helados a las dos de la mañana o cualquier otra pendejada que evidencie que usted no estaba escuchando y mucho menos respetando la idea de su compañero. Pero, imaginemos que hasta el momento la impro  marcha viento en popa, que usted ha aceptado, escuchado, secundado la idea de su compañero, pero en algún momento por efectos de los nervios le cambia el nombre, y no lo llama Arturo como ya se había establecido, sino que le dice Javier, tranquilo, no se paniquee que no es tan grave, recuerde que el error se incorpora, así que en ese caso usted podría decir:  aún no logro olvidar que hace menos de dos meses cambiaste tu nombre verdadero porque… u otra vez  vienen a mi esos pequeños dejavus, ¡eso es! el nombre del tipo con el que está saliendo tu esposa es Javier… Desde que usted esté pendiente de lo que pase en la escena, justo en  el aquí y el ahora, y no pretenda hacer chistes rebuscados ( recuerde que lo más gracioso es lo inesperado), todo va a salir bien o bueno o por lo menos se va a divertir. 

Por ahora estas seis “reglitas”, han de ser más que suficiente para que usted salga con nuevas experiencias. Al principio, no a todo mundo le resulta fácil aprender a seguir estas reglas y a improvisar, pero no se de por vencido a la primera, inténtelo cuanto sea necesario y va  a ver cuán divertido resulta. Fuera de la diversión, usted va a adquirir agilidad mental, va a ser más espontáneo, dejará la timidez, tendrá pensamientos divergentes, encontrará diversas soluciones a un mismo problema, ha de poder enfrentarse a cualquier escenario con confianza, es más hasta podrá sentir, si es el caso que es Neil Armstrong y que está en la luna, es que definitivamente, con la impro no va a quedarse varado, la creatividad e imaginación que usted creía no tener, se van a desbordar.

Advertencia

Este método ha sido probado en economistas, psicólogos, matemáticos, científicos, artistas plásticos y escénicos, amas de casa, el señor de la tienda, extranjeros, vecinos y demás. Los efectos han sido exitosamente exclusivos para cada caso. Si resulta adicto a la impro, visite el grupo de improvisación más cercano o cree uno en su comunidad, si es que no lo hay.

No olvide…

Investigue sobre el asunto, dese la oportunidad de conocer y abrirse a una experiencia que le aseguro que le cambiará la vida. Vaya y teclee en su buscador información sobre la impro, lea, lea mucho con respecto a este tema, conozca los orígenes de la impro con  la commedia dell´arte, explore  la verdad en la comedia, échele una ojeada a impro de Keith Johnstone, o deje que  Omar Galván  lo lleve del salto al vuelo en el mundo de la improvisación, y si sumercé no es más bien de los que le gusta leer, no se preocupe, que puede encontrar en YouTube programas como: whose line is it anyway, Improvisual Project, incluso hasta cositas de Beto Urrea, ahí pa que se entretenga un rato. También puede irse a Bogotá a disfrutar de todos los festivales que hay alrededor de la impro, le aseguro que se va a sorprender y si el presupuesto no alcanza para irse hasta por allá y lo que usted quiere es lanzarse al ruedo, arrímese a la U de Caldas, ahí hay un semillero dedicado a la impro llamado  koken, o en el mejor de los casos, que carajos, arriésguese y empiece su propio grupo.

Para finalizar, tenga en cuenta que la eternidad está hecha de puros recuerdos, así que busque y genere aquellos que le llenen de alegría, que le permitan volver a divertirse como niño pese a las responsabilidades de ser adulto, hágalo con la ayuda de la impro, acepte. ¿Vamos a jugar un rato?