Monsieur Periné, lleva consigo la bandera de la creatividad que se conecta con el sonido mágico y sanador de su concepto musical. La agrupación de 8 músicos recorre Colombia dejando en cada lugar una parte de su energía y sabor, como sucede con Manizales, cuidad con la que conectan en su ambiente y cultura.

Texto por Eloisa Castillo / Polifonia Urbana

Fotografías por Andres C. Valencia

Catalina García, su front woman, una mujer sonriente y de espíritu colorido narra el proceso de su banda, que en 2020 cumple 13 años de actividad. 

“Hacer un proyecto como el nuestro en este país es bien complicado porque hemos sido una sociedad muy violentada y todavía no se ha invertido mucho esfuerzo en la cultura, en entender lo importante que es para nosotros expresarnos y esas múltiples expresiones que tenemos en nuestro país”, y eso es lo que hace que la música y el arte hable de la identidad colombiana y esta sea tan apetecida para el mundo.

En Monseiur Periné están convencidos que la expresión a partir de la música es el camino; es al que le han apostado y aunque es complicado, saben que en la creación musical van abriendo esa trocha, “Estamos muy agradecidos con la gente que canta nuestras canciones y que nos apoya pero no solo a nosotros sino también a todos los artistas locales y a los que vienen de otras ciudades de Colombia con la ilusión de presentar sus proyectos, eso es muy importante”, responde Catalina

Su show es tan poderoso porque tiene una alta dosis de honestidad y libertad en la creatividad que tocan las fibras más profundas entre su público. Catalina, encanta con su energía en la tarima, con su sonrisa y la conexión con sus compañeros; a esta versátil banda no le interesa que la gente los aplauda por su atuendo, o por la cantidad de collares o diamantes que se pongan, por eso hacen un llamado a reflexionar sobre esta era de desinformación y enajenación en la que está sumida la sociedad; el tiempo que se pasa mirando las pantallas y que conlleva a una acumulación de carencias, sentimientos y frustraciones negativas producto de un mundo ficticio en las redes sociales.

“Se nos está olvidando nutrir nuestro espíritu, nuestra esencia, y nosotros a través de este ejercicio de la música estamos tratando de elevar el espíritu constantemente, nosotros hacemos música para conectarnos con el corazón de la gente y por eso la gente se conmueve y lo disfruta así no estemos sonando en la radio”.

El sentido creativo está ligado desde el nombre: Periné, el chacra de la creatividad se resalta en cada uno de sus trabajos discográficos. A través de ese ejercicio creativo, la agrupación genera unidad y conexión desde lo que es cada uno como ser humano, pues entienden perfectamente la capacidad transformadora en la singularidad y en la sociedad que ha estado aplastada durante muchas décadas por la violencia. “Aunque sigamos viviendo tiempos violentos tenemos un sentir conectado con esas ganas de transformar y eso se ve en la libertad de la creación, eso es lo que nos gusta hacer y creo que es algo muy poderoso y tenemos que seguir haciéndolo”.

Además de expresarlo en algunas de sus canciones, Catalina sostiene un mensaje de paz para el momento de cambio que vive el país y el planeta, como música y como mujer sabe que hay una revolución en el pensamiento de la gente y de las nuevas generaciones, una necesidad constante de entender “que la construcción del amor propio parte del respeto que tenemos con nosotros mismos y con nuestro origen que es la tierra”. Cada ser humano está conectado con cada cosa que existe alrededor y cada acción impacta a los demás aquí y en el otro lado.

Poner el tema de las manifestaciones sobre la mesa no es una moda, es una necesidad aclamada, y como lo afirma Catalina, “es una necesidad de decirle a una cantidad de políticos corruptos, viejos y que están sembrando en generaciones jóvenes esa necedad, esa desconexión con lo que hay que hacer ya”. Y aunque hay un cansancio colectivo de las situaciones, entender la manera de ejercer la ciudadanía con herramientas y mejor información propicia espacios de conciencia y de despertar en millones de persona.