Su nombre es Julián Acevedo pero lo conocen como «Becerro». Tiene 21 años y es un estudiante de artes plásticas. Estudia diferentes técnicas del campo visual y, actualmente, se dedica al graffiti, el tatuaje, la ilustración, al vjing y el video mapping.

Toda su vida ha dibujado. Acevedo cuenta que cuando estaba en el colegio, en séptimo grado abandonó el dibujo para concentrarse en sus estudios, sin embargo, en décimo grado comenzó a hacerlo nuevamente superando algunas dificultades técnicas.

«Empecé a hacer graffiti y volví a coger el lápiz. La principal motivación que tuve para dibujar fue el graffiti, pero como no sabía muy bien y quería salir a pintar, empecé a hacer stencil y con él aprendí a utilizar photoshop e illustrator para poder crear mis propias plantillas».

Desde la ilustración, «Becerro» siempre trata de mostrar un poco de estilo graffti, haciéndolo con muchos colores, estilo funky trip. Trata de que siempre se pueda entender como una escena de la calle.

Una de sus principales fuentes de inspiración es la calle y todas las situaciones y mundos que pueden encontrarse en ella.  «Pero, a veces, más allá de estar de parche o de farra, poder analizar muchos de los comportamientos que como colombianos maleantes también se manejan, ver la doble moral, «el vivo», el que se pone bravo porque no hay vicio, entre otras situaciones de la vida nocturna. Todo lo que podría ser pesado tomado desde el humor», afirma Julián.

«Becerro» nutre su arte de otras artes que se encuentran en su vida, afirma: «Todo ha sido a partir de lo que hago, entonces influencia mucho la música, el skate y el graffiti».

Algunos de sus referentes cuando inició haciendo stencil fueron: Toxicomano Callejero, Djlu-juega siempre y Corrosivo Carsal. Actualmente, sus referentes para ilustración son en su mayoría las caricaturas de los años 30 y 90, el estilo del tatuaje tradicional, revistas antiguas y, a veces, estudia la composición de pinturas medievales.

Más del Ilustre Becerro en:

@becerroski.tif y @userbc13