Texto por: Stefanny Gutiérrez Duque.
Fotografías: Luis David Acosta.

«Los tambores tienen un poder grande por sus tres elementos: la naturaleza que viene en el tronco del tambor, la parte animal que es el cuero con que está hecho, y el humano que lo está interpretando»

La música del Caribe colombiano se caracteriza por mezclar sonidos de tambores, llamadores, maracones, gaitas y voces. Sin embargo, un grupo de músicos del Eje Cafetero resalta el sonido de los tambores y su significado. El tambor hembra, o tambor alegre, es el instrumento que le da el nombre a esta agrupación conformada por 10 mujeres y dirigida por Juan Manuel Ocampo.

Este grupo representa la energía femenina, no solo por su nombre y sus instrumentos, sino por la conexión que representan las mujeres al hacer música. Según Juan Manuel, para poder comunicar todos los cuerpos sonoros, tiene que haber una conexión sin la cual la música no funcionaría, en Tambor Hembra esa conexión es producida desde las mujeres que integran el grupo.

Durante su exploración de la música latina y la música tradicional, Juan Manuel encontró la pasión por los sonidos del Caribe colombiano. Fue entonces cuando conformó en 2016 el grupo base de Tambor Hembra junto a 10 mujeres enamoradas del folclor colombiano.

Un año después, en 2018, nació la escuela Tambor Hembra, una escuela tradicional y folclórica  por la que han pasado más de 90 mujeres interesadas en los ritmos colombianos. Para Juan Manuel existe una responsabilidad por rescatar las tradiciones colombianas desde el respeto por todo lo que su historia y sus sonidos representan. Al mismo tiempo, a través de la labor de la escuela se busca reivindicar el papel de la mujer en la escena musical tradicional.

 

«El tambor hembra representa la energía femenina, la mujer en la música»

Históricamente, la labor que desempeñaba la mujer en la música tradicional colombiana estaba ligada al canto y la danza, mientras que los hombres tocaban los tambores. Hoy las mujeres de Tambor Hembra hacen retumbar los tambores alegres, y así hacen eco del cambio de paradigma en esta escena musical.

Lina Torres, actualmente una de las voces de la agrupación, comparte esta intención de reivindicación femenina e histórica. Durante su carrera profesional de licenciatura en música, se encontró con el folclor de la música del Caribe y quedó cautivada no solamente por la fuerza de los sonidos, sino por las historias que contaban a través de sus canciones.

«Cada golpe representa un momento de la historia, cada instrumento representa un personaje de la historia, las letras cuentan todo: la cotidianidad, la muerte, la alegría…»

Para Lina la música colombiana es un registro vivo de todo lo ocurrido en la historia de este país. En ella confluyen los sucesos más estremecedores, los más alegres, las costumbres y tradiciones de nuestros ancestros africanos e indígenas. De esta forma, Tambor Hembra representa no solo las tradiciones sino también la evolución femenina dentro del folclor colombiano.

Lina es también la compositora de «Las Flores», el sencillo más reciente de la agrupación con la voz de Lina Torres y Martina Camargo. Esta canción hace referencia a las flores y Lina las compara con el lento pero valioso y abundante crecimiento del amor; representa el intento por rescatar los detalles de un amor bonito, natural y tranquilo.

«Así como crecen las flores, ojalá así brotaran los amores»