Texto por: Valentina Santos.
Fotografías: Cortesía de Jose Rodríguez.

«Para mí, el parkour es movimiento y libertad. Es el momento en el que no existen problemas, en el que puedo ser yo mismo y me puedo expresar mejor como ser humano».

Con estas palabras define Jose Jahir Rodríguez Granados lo que el parkur significa para él. Este joven atleta entrena desde hace doce años esta disciplina física.

Jose Rodríguez nació en Mariquita, Tolima, pero creció en Bogotá. Desde pequeño siempre tuvo un gran gusto por los deportes, le gustaba mucho el microfutbol, era algo en lo que se destacaba. En el 2008, cuando José tenía 14 años, conoció el parkour por un amigo muy allegado, desde ahí esto envolvió su vida. «Llegó un punto en el que estaba tan envuelto en esto que dije: «yo quiero vivir de esto, yo quiero que todos los días sea mi felicidad la que me dé para vivir”», cuenta Jose.

Cuando Rodríguez comenzó en el parkour, su mamá lo apoyaba, le empacaba comida para ir a entrenar y le hacía sus sudaderas; por otro lado, su padre no estuvo de acuerdo con que él entrenara , pues rompía sus tenis e incluso una vez tuvo un accidente, por lo cual su padre se opuso a que continuara. «A pesar que a mi papá no le gustaba, yo lo hacía y lo hacía. Hoy en día soy el orgullo de mi papá y de mi familia gracias al parkour», recalca este deportista.

Jose estudió Gastronomía, algo que le daba mucho tiempo libre y le permitía hacer parkour. Su primer método de trabajo con este deporte era haciendo acrobacias en los semáforos, al tiempo que trabajaba como cocinero. Sin embargo, a pesar de la estabilidad económica, Jose no se sentía plenamente feliz.

Cuando estaba haciendo una especialización en Repostería, le salió un trabajo alternativo, con lo que ganaría el dinero suficiente para participar en una competencia de parkour en México.  El problema de viajar en ese momento era que la competencia era al mismo tiempo de sus clases. Fue entonces cuando tuvo que tomar una de las decisiones más importantes de su vida: «Seguir estudiando y seguir mi especialización, o lanzar una moneda al aire e irme por mis sueños». Así fue que en 2015 Jose dejó su especialización y se fue para México con el dinero que ganó en las exhibiciones y lo que recaudaba con su trabajo en los semáforos.

Entrenamiento y disciplina

Jose dedica al día entre hora y media o dos horas a su entrenamiento físico, para el parkour una o dos horas, hasta tres. Su entrenamiento normal son dos sesiones al día casi siempre de acondicionamiento físico en las mañanas o en la noches; la otra sesión es de parkour, en lo que puede entrenar dificultad, técnica, conexiones y fluidez.

«La diferencia de ser deportista a ser un atleta de algo es tener los hábitos que mejoren tu desempeño», Jose trata de dormir ocho horas exactas, comer saludable, a veces darse gustos en comida, hacer ejercicio y tomarse uno o dos descansos a la semana para que el cuerpo tenga recuperación.

Jose se ha desempeñado como coach de parkour por los dos últimos años en Crosskour, en donde da clases grupales y personalizadas a chicos desde los 4 años de edad. Además, ha participado en un sinfín de competencias que le han dado como resultado varios premios y reconocimientos. Entre ellos el reality show Exatlón Colombia 2018, en donde fue ganador del 1er puesto; en Urban Runners Challenge 2016 que se llevó a cabo en la Ciudad de México, donde fue ganador del 1er puesto; en el Torneo de Parkour Festival de Verano de Bogotá también fue ganador; en The Warrior Games 2016 que se llevó a cabo en la ciudad de Cali Colombia y Urban Runners Challenge 2015 en México ganó el 2º puesto; y en el Stuttgart 2019 Championship que se llevó a cabo en Alemania ocupó el 4º lugar en modalidad de velocidad. Así mismo, Rodriguez Granados ha sido Stuntman en diversas producciones realizadas en Colombia, la más reciente: Narcos Temporada 3.

Un sueño realizado

«Exatlón ha sido la mejor experiencia de mi vida, porque me ha enseñado a valorar muchas cosas. Me cambió la vida en muchos aspectos, no sólo económicos, sino en poderle demostrar a todo el mundo que no creyó en mí».

Una de las cosas que le cambió la vida a Jose fue ganar Exatlón Colombia 2018. Esta experiencia le enseñó a valorar todo, a las personas que lo rodean, lo que tiene, la libertad, y le brindó una conexión con la naturaleza y le dio la oportunidad de tener una casa propia y de tener una estabilidad económica.

En un tiempo no muy lejano su sueño es seguir inspirando a más personas y poder tener su academia de parkour, guiar a más gente de una manera profesional por el camino del deporte, demostrándoles que sí se puede vivir de un deporte como el parkour. También desea abrir puertas, hacer brechas para que más personas lo logren, puedan ir a competencias, y  que consigan  trabajos bien pagos con esta disciplina.

«Me apasiona inspirar a lo demás, transmitirles a las personas más que una admiración deportiva por la dificultad, una inspiración deportiva para no rendirse, la dedicación y el trabajo duro».