Texto por: Jonny Carvato.
Fotografías: Cortesía de La Feria del Libro de Manizales.

En tiempos de distopía es importante resaltar el papel que juega la literatura en la forma de pensar y cuestionar los hechos que acontecen en el entorno y su impacto en la humanidad. La literatura, además de servir como medio para plasmar ideas, sentimientos y formas de pensar, nos permite sumergirnos en mundos nuevos entre la letra y el papel.

A través de los mundos que permite la literatura, se vive también otra vida, pues se pueden habitar otros espacios, conocer hechos y problemáticas en los ojos de personajes que encarnamos, vivir sus realidades desde la ficción y escapar por instantes de un mundo que está pasando por un periodo de oscuridad.

Imágenes de archivo Feria del Libro de Manizales 2019

Uno de los eventos más representativos de la literatura en la ciudad de Manizales intentó reivindicar todas las prácticas alrededor de la literatura en un evento que finalizó el pasado 2 de agosto. La 11ª edición de La Feria del Libro de Manizales se celebró desde la escena virtual y alcanzó a través de las pantallas cerca de 570.000 visitas en sus 94 actividades, en las cuales se congregaron importantes exponentes de la literatura nacional e internacional en 14 conferencias, 12 talleres, 60 presentaciones de libros y 2 clubes de lectura, todo en un espacio en donde el libro fue el gran protagonista.

La feria se unió a los muchos eventos, festivales e importantes encuentros nacionales e internacionales que han optado por desarrollarse desde la virtualidad a raíz de los casi 6 meses de confinamiento que lleva el país a causa de la pandemia, lo cual trajo ventajas y oportunidades a nivel de impacto y visibilidad. Patricia Salazar, desde la Vicerrectoría de proyección universitaria de la Universidad de Caldas, se expresó al respecto.

«El tema de la no presencialidad fue una oportunidad para llegar a más público, y para que la cultura esté presente en estas épocas tan cambiantes y tan difíciles. Siempre la literatura va a acompañarnos».

Siendo la primera edición virtual de la Feria del Libro, se evidenció un balance positivo y se resaltó una participación valiosa de escritores, autores, editoriales y demás instituciones que desempeñan sus actividades en torno a la literatura, de igual forma, la asistencia masiva dió cuenta de una excelente recepción por parte de los internautas.

Carlos Chernov, escritor argentino invitado, realizó un interesante paralelo entre la situación actual de pánico e incertidumbre en que nos vemos inmersos, y algunos relatos que importantes escritores han plasmado en sus joyas literarias cargadas de miedo colectivo en tiempos distópicos. Tal es el caso del conocido autor de La Metamorfosis, Franz Kafka, con algunas de sus novelas, y otros autores «que ya se habían adelantado a los mundos distópicos, paradójicos y satíricos, este último hablando específicamente de los Viajes de Gulliver» apunta La Feria del Libro en su comunicado del balance general de las actividades.

En la edición que culminó, La Feria del Libro de Manizales conmemoró 100 años del natalicio del escritor, médico y antropólogo, considerado uno de los representantes de la cultura afrocolombiana y autor del libro Chambacú, corral de negros: Manuel Zapata Olivella, quien falleció el 19 de noviembre del año 2004. Durante el evento se exaltó su labor por preservar y divulgar desde la literatura, el periodismo y la investigación el legado de la cultura negra en Colombia,

En los tiempos que transcurren entre el encierro, la pandemia y la lucha por la vida, el evento literario dejó un balance positivo en sus seis días de actividades; llegó a través de los elementos digitales a todo tipo de población desde niños y jóvenes hasta adultos y adultos mayores de la ciudad y de lugares externos a la región. Así mismo, se destacó como un elemento de gran relevancia en la escena librera de Manizales, pues acentuó el trabajo de escritores y autores independientes, periodistas, editoriales, ensayistas, guionistas dramaturgos y poetas.

«Desde el punto de vista cultural, logramos una programación muy equilibrada en la que autores de América y Europa, compartieron espacios con escritores colombianos y con autores locales y de la región».