Texto por: Jonny Carvato.
Fotografías por: Giovanny Gálvez y cortesía de Eva Crawford.

Oscar Eduardo Henao encarna el personaje de Eva Crawford, una Drag Queen de la ciudad de Manizales, quien tiene como propósito visibilizar a través de las artes de la escena, las diversidades sexuales, especialmente de la población transgénero. Ha hecho parte de numerosos espacios donde alza su voz en defensa de los derechos y la igualdad de la comunidad LGTB+, como festivales de conmemoración de la lucha y la diversidad sexual y varios eventos, concursos y conversatorios donde se abordan temáticas como la inclusión y el respeto a las disidencias sexuales. 

Cortesía de Eva Crawford

De la necesidad personal de un chico gay cisgénero que en muchas oportunidades reprimió esa pulsión de expresarse abiertamente, nace una artista que inspirada en grandes actrices, cantantes y bailarinas rompe con el estigma de lo “masculino”, proyectándose como vocera y activista de los derechos de su comunidad en el escenario.

Cortesía de Eva Crawford

«Ese chico sentía una necesidad orgánica por expresar todas estas cosas que eran perseguidas y censuradas, y que en el desarrollo de su personalidad fueron reprimidas».

Fotografía Giovanny Galvez
Fotografía Giovanny Galvez
Fotografía Giovanny Galvez

La incursión en el arte presentativo y representativo ha conducido a Eva a debatir su opinión en pro de la inclusión y la visibilización, trabajando con activistas LGTB+ en donde aborda temáticas como la endodiscriminación, tan latente en los contextos actuales, y otras prácticas y tendencias en el mundo de las diversidades sexuales. 

«Más adelante, cuando asumí mi sexualidad, me di cuenta que pertenecía a una disidencia, conocí la existencia y la labor de las mujeres trans, y lo que hacen las Drag Queen. Por ello decidí reivindicarme y superar todas las adversidades, y con mi voz y mi arte ayudar a otros que se encuentren en esta misma posición».

Dentro de la comunidad LGTB+ existe un sector poblacional que históricamente ha sido el más perseguido, el más violentado y el que más ha sufrido la intolerancia de la transfobia: a comunidad trans. Eva Crawford confía que con su trabajo en el arte se reivindique a esta comunidad, ya que según la Drag Queen: «Es el sector al que le debemos el avance, le debemos la inclusión y todos aquellos beneficios que nosotros como comunidad podemos gozar hoy en día».

Fotografía por: Ms.jota

Ser la Reina del Orgullo LGTB+ 2020, es un reconocimiento importante del cual Eva Crawford es acreedora; este título, además de implicar una gran responsabilidad, representa también una oportunidad en la cual se emprende una lucha por abrir más espacios de inclusión, y un camino de acceso a la normalización paulatina de comportamientos, formas de expresión, oportunidades laborales y académicas de la población de disidentes sexuales y/o de género, lo que se traduce en un avance a nivel social para la cultura LGTB+ en el mundo contemporáneo. 

«Es un título grandísimo, conlleva la responsabilidad de seguir trabajando en pro de la inclusión de la población que pertenece a nuestro colectivo sexual diverso. Es un trabajo donde tú haces que los demás se sientan orgullosos por la representación, y que quienes no pertenecen al colectivo socio afectivo diverso se sientan también atraídos y sientan la necesidad de incluirnos dentro de sus espacios».

Desde el arte, la comunidad LGTB+ ha avanzado en la presencia y en la participación en escenarios de cultura y demás espacios artísticos, llevando este tipo de propuestas encarnadas por personajes como Eva al mundo del espectáculo, donde además de entretener al público, genera conciencia y sensibiliza al espectador, ampliando el espectro de posibilidades que tiene una artista Drag en una expresión transgénero en el escena artística.

Fotografía Giovanny Galvez

«Toda la influencia, todo el peso, todo el efecto que tiene el hecho de que la comunidad heterosexual esté interesada en nosotros, y nos estén incluyendo en sus espacios, en sus propuestas, en sus proyectos por nuestros productos, es un avance enorme para nuestra comunidad. Ser la Reina del Orgullo me obliga a seguir trabajando en esa dirección, a no bajar la guardia y a seguir ofreciendo más arte desde este punto de vista, desde esta disidencia, desde esta declaración política que es ser LGTB+».