Texto por: Stefanny Gutiérrez Duque.
Fotografías de : Andrés C. Valencia.

Sikumanday es más que un grupo dedicado a la música andina, es un movimiento social que «evoca los sonidos de Los Andes y que lleva la tradición andina en su corazón» como afirma Elsa Jiménez, integrante del grupo. A través de sus letras, sonidos y símbolos ancestrales, este grupo le habla a la tierra y la naturaleza, siempre buscando relacionarse mejor y armónicamente con ellas.

«Es el resultado de una comunidad que se viene nutriendo, aprendiendo y desaprendiendo muchas cosas en el caminar de la vida» afirma Mario Santacruz.

Este colectivo se gestó con el fin de retomar, reconocer, interpretar y difundir la práctica de la música andina suramericana. Este proceso inició hace cinco años, sin embargo fue en 2018 que logró consolidarse, lo que permitió su participación en distintos eventos locales y regionales tales como el Festival Internacional de la Bio-Diversidad Cultural, la Armonización Escuela Rural El Socorro en Viterbo (Caldas), el Primer encuentro Nacional de Sikuris en San Lorenzo (Riosucio), la Feria de Manizales edición 2020, entre muchos otros. 

«Somos una familia que cree que el buen vivir es posible entre todos y todas».

La apuesta de esta agrupación desborda lo musical y se filtra por varias dimensiones del ser humano.  «Busca regresar al origen, reconocernos dentro de la relación con el otro, con lo otro y con nosotros mismos» comenta Elsa.

«Más que una propuesta musical, es una propuesta política, es una decisión de una mejor forma de vida, de respetar la madre tierra y la naturaleza.»

La energía de cada uno de sus 16 integrantes hace que la puesta en escena de Sikumanday sea un llamado a la conexión con la madre tierra. En la guitarra se encuentra Andrés Navarro; en las zampoñas, Ángela Viviana, Laura Zuleta, Andrea Pinzón y Alejandra Zuluaga; en el bombo está Elsa Jiménez; en el charango: Mario Santacruz y Juliana Zuluaga; en las quenas y zampoñas: Sofía Henao, Víctor Muñoz, Juan Sebastián López, John Campuzano y Lino Cardona; en las percusiones: Mariana Loaiza; y cuentan con la ayuda de Antony Ospina y Alejandro Mejía en el montaje escénico.

Este año, la tropa Sikumanday participó en la 10ª versión de la Fête de la Musique de Manizales, así logró llegar a otros espacios de manera virtual para expandir las músicas tradicionales. Pese a que su interés no es mostrar un formato de presentación como grupo, «nos gusta compartir y ofrendarle a la madre naturaleza» afirma Elsa.

«Más que una presentación, es un encuentro, un compartir y un regalo para cada uno de nosotros y para el territorio».

Escucha aquí el podcast sobre la Fiesta de la Música Manizales 2020 coproducido con Polifonía Urbana

De esta forma, en el escenario de la Fiesta de la música, el movimiento Sikumanday fue un llamado a la reconciliación y coexistencia en armonía con la naturaleza y la madre tierra. Como afirma Mario Santacruz:

«En este  momento nuestro camino nos invita a sentir todo lo que hacemos, a la conciencia y a ponerlo a servicio de todos para que encontremos esa comunidad que somos como humanidad».