Texto por: Stefanny Gutiérrez Duque.
Fotografías por: Andrés C. Valencia.

Grupo Jaury es un grupo de música andina latinoamericano que nace a finales del 2013 en los alrededores del territorio ancestral de San Lorenzo en Riosucio, Caldas. A través de su recorrido por diferentes géneros, pues muchos de sus integrantes tienen proyectos independientes que exploran géneros muy diferentes como el punk y el metal, entre otros, este grupo ha desarrollado una conciencia sobre la unión que genera la música andina. Y esa es precisamente su intención, afirma Fernando Gañan, bajista del grupo:

«Con todo lo que hemos caminado a lo largo de nuestra vida nos hemos dado cuenta que la música andina latinoamericana une pueblos, une culturas, une personas de todos los gustos; entonces el objetivo de nosotros es ese: hermanar pueblos a través de la cultura, llevando mensajes de resistencia, de conservación, de disfrute de la vida, del buen vivir, de la siembra, del corazón y de la tierra».

¿Cómo un grupo de metaleros y punkeros forma un grupo de música andina?

Este grupo nace de un viaje de autodescubrimiento cultural a través de las medicinas de su territorio. Cuenta Fernando que el enajenamiento en el que se encontraban era tal que desconocían mucha de su riqueza y sabiduría. Al explorar las medicinas de su territorio, también conocieron muchos elementos de la tierra, de la conexión, de la perviviencia y esto despertó un gusto por la música andina. Sin embargo, sus integrantes no dejan de lado sus proyectos personales con géneros más modernos, haciendo de este grupo la unión e la diversidad.

«Ese retumbar de ese tambor en cuero nos hizo sentir el corazón, retornar al lugar donde ya vivíamos».

La resistencia en sus letras

El grupo Jaury habla de resistencia en todas sus composiciones, desde Amaru que fue nuestra primera canción, ofrecida a todos los caídos en nuestras luchas, «a nuestros verdaderos libertarios», como dice un fragmento de la letra; también Ocusca, la cual habla de un cacique propio de este territorio, no sol de san Lorenzo sino de Riosucio;  Chiraka Matata, quien es otro cacique de San Lorenzo y la montaña; y Qhapaq Ñan, la cual en lengua quechua y habla del camino del Inca.

 «Sentimos que a los que se les rinde tributo normalmente en la patria libertaron otras personas que no fuimos nosotros y nuestros caídos pocas veces se lloran»

Este año el Grupo Jaury participó en la décima versión de la Fiesta de la Música Manizales junto al grupo de Danza Virrua, cuyo concierto se trasmitió desde el territorio ancestral de San Lorenzo en Riosucio (Caldas) para resaltar la importancia de su visibilización como grupo y como territorio vital para el rumbo del país y que, así mismo, ha sido pisoteado tantas veces por la violencia. «Entonces en este momento esa es nuestra intención: demostrar que el campo de Colombia la única locomotora que en realidad hay que defender», afirmó Fernando Gañan en nombre del grupo.   

Escucha aquí el podcast sobre la Fiesta de la Música Manizales 2020 coproducido con Polifonía Urbana.

«Nos duele demasiado y nos indigna esa realidad del país, cómo están muriendo nuestros hermanos en muchos pueblos, cómo la violencia retorna».

«Que ese festival hoy tenga ante ustedes la sombra del Cerro Buenos Aires para nosotros es supremamente especial. Se están llevando ustedes la imagen de uno de los grandes abuelos que tenemos en este territorio, prácticamente nuestro guardián».