Ilustraciones de: Elizabeth Castillo.
Texto por: Jonny Carvato.

Elizabeth Castillo Salazar una artista escénica manizaleña que se ha desempeñado en el bello oficio de la docencia. Desde pequeña ha tenido una vocación artística: «la vida misma me ha conectado con el arte y lo mínimo que debo hacer para devolver un poco lo recibido es hacer arte». El aula ha sido el espacio de experimentación que le ha permitido a Elizabeth explorar la idea de comunicar a través de diferentes lenguajes como el dibujo, la escritura, la danza y el teatro.

«El dibujo me ha acompañado durante mis procesos escolares, en mis agendas universitarias, mientras escuchaba alguna explicación me quedaba haciendo rayas, formando líneas, componiendo imágenes, que inicialmente solo fueron trazos indefinidos, pero que después me permitió materializar seriamente mi trabajo».

Elizabeth resalta que gracias a su labor docente, al compartir conocimientos con los niños, y el estar en un aula de clase, ha logrado identificarse con ellos viendo a esa niña interior temerosa, insegura, ansiosa e impaciente que a través del dibujo ha logrado canalizar sus emociones y sus sentires; pues el dibujo ha sido para ella un medio que le ha permitido conocerse y motivar a otros para que lo hagan, encontrando así una manera de expresión, un diálogo interno, donde la artista acota que es un proceso tan personal como llevar un diario.

«Son los trazos, las líneas, las formas lo que me lleva a componer una imagen, a comunicar un pensamiento, un sentimiento. Es una necesidad que yace en mí, como si no pudiera parar de hacerlo».

Dentro de las experiencias más significativas en la carrera artística de Elizabeth, recuerda con agrado el día en el que el mouse de su computadora se averió, la artista lo desbarató y a partir de ello realizó una creación, surgió un dibujo, el cual expuso frente a sus estudiantes realizando una explicación del proceso de composición de este dibujo. Elizabeth extendió la invitación a reciclar y crear con objetos que aparentemente son obsoletos pero que pueden transformarse en una creación artística.  

Lo abstracto y el estilo surrealista caracterizan la propuesta experimental en sus composiciones. Elizabeth explora y recicla sin temor diversos materiales que incorpora en su trabajo, de esta manera la artista emplea materiales como silicona, cabuya, lana, diferentes texturas y colores, pues estos materiales se han convertido en detonante en la realización de cada obra.

«Quiero desdibujar la idea de que solo puede dibujar quien tiene la técnica para hacerlo. Cualquier persona puede dibujar si lo hace con su corazón, desde lo que siente en su interior y lo moviliza para componer. Algunos dibujos están pensados para personas con discapacidad, con la idea de que puedan encontrar a través de sus sentidos algunas formas, texturas  que induzcan a la imaginación o la creatividad».

La dibujante se inspira en artistas ilustradores infantiles como Duncan Beedle, Adam Larkum, también en El OP art, en La Muchacha Isabel, Xue Ilustra, y en la cantautora mexicana Mon Laferté, de quien ha tomado la sensibilidad y el sentido práctico de inyectar en sus creaciones un trozo de realidad, un pedazo de su ser.

«Dibujar ha sido un vicio que arrastra mi inconsciente, me libera y me salva».