Texto por: Stefanny Gutiérrez Duque.
Imágenes: Cortesía de Festival Internacional de Arte Contemporáneo.

En noviembre la 5a Versión Festival de Arte Contemporáneo abrió sus puertas al pasado, pero no a ese pasado “normalizado” que tanto añoramos en este momento, sino a esa retrospectiva que teje el presente.

«Se trata de un espacio en el que se busca entablar un diálogo entre diferentes expertos en el área de las artes visuales contemporáneas a nivel nacional e internacional, así como fortalecer los procesos formativos del programa por medio del coloquio de estudiantes de Artes Plásticas», afirmó Alejandra Murcia, actual directora del programa de Artes Plásticas de la Universidad de Caldas.

En esta versión el festival fue una retrospectiva de las versiones anteriores. Se convocaron a todos los artistas nacionales e internacionales que habían participado para hacer parte de manera virtual en secciones en donde se presentaron ponencias, conferencias y mesas temáticas alrededor de líneas curatoriales propuestas por el evento, además de laboratorios, foros y exposiciones. Todo esto desde la memoria propia del festival.

«Retrospectiva es una mirada a nuestra historia, a nuestro pasado y a nuestra memoria».

Retrospectiva

En contraste con las anteriores cuatro versiones del festival, en esta ocasión todos los escenarios fueron virtuales y, aunque las opiniones al respecto pueden ser variadas, es un hecho que la virtualidad fue una aliada en esta ocasión. Por un lado, brindó la posibilidad de alcanzar un mayor público y, por otro, gran parte de su registro quedará para la perpetuidad de la red, al alcance de quienes deseen revivir la experiencia. Conferencias, conversatorios, salas de exposiciones y foros académicos estarán de forma virtual en las redes del evento y el canal de Youtube de la Facultad de Artes y Humanidades de la U. de Caldas.  

Arte Contemporáneo en Manizales

Generar nuevas dinámicas alrededor del arte desde la ciudad de Manizales ha sido y seguirá siendo la prioridad del festival.

«Realmente la pretensión desde que nació el festival es replantear la mirada al entorno de las artes en nuestra ciudad».

Si bien Manizales es una ciudad muy cultural, pues cada año se realizan cientos de eventos culturales, ferias, conciertos, entre otros; la forma en que se han construido las dinámicas a través del arte se ha gestado en medio de una academia tradicional. Es por esto que a pesar de las muchas exposiciones de arte y eventos alrededor del arte contemporáneo giran en torno a la pintura, según Alejandra Murcia. Razón por la cual, en esta versión del festival se buscó proponer otras dinámicas artísticas.

«Con el festival queremos replantear esa mirada, que la ciudad empiece a conocer otras formas de comunicarnos mediante el arte, de transmitir, de generar sensaciones, de hacer una reflexión en cuanto a lo que genera el arte nuestro tiempo».

 «La memoria es intempestiva, está poblada de zonas grises, digresiones, saltos y laberintos. Revisar nuestra vida, intentar asir esas imágenes que se nos escapan en la fugacidad del tiempo, de alguna manera, nos permite reconfigurar nuestra historia, traerla a presencia, actualizarla. El arte contemporáneo comprende el pasado como un terreno en disputa, un campo para la recolección, acumulación, distribución, clasificación y desclasificación, prefiere no elevar monumentos para ser venerados con idolatría, intenta hacer más leve lo que el paso del tiempo ha solidificado. Pensar el archivo de nuestras experiencias artísticas, posibilita que todo lo que hemos vivido nos afecte nuevamente, el pasado se ilumina de formas insospechadas y secretas, nos prepara para encontrarnos con lo que pasamos por alto, con lo oculto, paradójico e incierto» V Festival Internacional de Arte Contemporáneo.