Texto por: Jonny Carvato.

Fotografías por: Andrés C. Valencia.

En el mes de octubre Manizales celebró por lo alto sus 172 años de historia. Desde la administración municipal y el Instituto de Cultura y Turismo de Manizales, se llevó a cabo una programación que cautivó a propios y visitantes a lo largo de nueve días de fiesta. Eventos artísticos, culturales, deportivos, gastronómicos y turísticos se hicieron presentes en diferentes escenarios de la ciudad, dejando un excelente balance en aspectos económicos, sociales y culturales en medio de una etapa de reactivación económica. 

Somos de la montaña fría

Manizales, una ciudad construida entre montañas, fue fundada el 12 de octubre de 1849 convirtiéndose poco a poco en un epicentro educativo, cultural y cafetero de la región. Con una tradición costumbrista y una herencia antioqueña, adjudicó su principal riqueza y motor de la economía a la producción de café, baluarte que tras los 172 años de historia, ha permitido el desarrollo y progreso de la ciudad y de la región.

Habitar Manizales parecía una idea descabellada al principio, pues construir sobre laderas, colinas empinadas y faldas era concebido como un reto a la urbanística y la arquitectura moderna, pero poco a poco la ciudad fue volviéndose más poblada, surgiendo nuevas zonas barriales a lo largo y ancho de la carrera 23 y de lo que hoy se conoce como el Centro Histórico, llegando también a poblar la periferia de las montañas y montes boscosos, cimentando unas zonas rurales que hoy son un importante atractivo turístico para nacionales y extranjeros. 

Tomada de https://babel.banrepcultural.org/digital/collection/p17054coll19/id/944

Una ruta férrea, arteria vital del transporte de antaño, atravesó en su momento las montañas de la ciudad, permitiendo la circulación del Ferrocarril de Caldas que transportaba carga y pasajeros, con una estación en Manizales, lo que es hoy la Universidad Autónoma, conectando al viejo Caldas con diversas regiones del país, y permitiendo a la ciudad convertirse en un lugar de desarrollo industrial, educativo, cultural y comunicativo.

Una línea de cable aéreo facilitó aún más el transporte de café desde Manizales hasta la región del Tolima (Mariquita), sistema de transporte que optimizó los procesos de distribución, pues la carga que les costaba a los arrieros campesinos y sus bueyes 10 días para llegar a su destino, con la construcción de 73 km de cable aéreo tardaba tan solo 10 horas. De las 375 torres construidas, 374 eran de acero y la única torre construida en madera fue la Torre de Herveo, ubicada en la zona del cable

Para la segunda mitad del siglo XX, Manizales era el centro cafetero de Colombia, la arquitectura de vanguardia y el desarrollo del campus universitario la consolidaron como un emporio del centro occidente del país, sumado a esto la desintegración del Gran Caldas en los tres departamentos que integran el triángulo del café; Caldas, Quindío y Risaralda.  

Eventos como la Feria de Manizales y El Festival Internacional de Teatro, han hecho parte importante del desarrollo económico y cultural de la ciudad, siendo Manizales del Alma, internacionalmente reconocida por el impacto de estos y muchos otros eventos de ciudad que resuenan en tierras extrangeras.

La ciudad de las puertas abiertas y la sonrisa cálida ha evidenciado un importante desarrollo económico, social y cultural, respaldado por proyectos que contribuyen a mejorar la infraestructura, el sistema vial y la calidad de vida de sus habitantes. La apropiación de sus espacios públicos ha contribuido a mejorar la oferta cultural, pues a lo largo del año se llevan a cabo eventos, ferias y festivales desde las artes, el turismo, la academia y el ámbito deportivo que reúnen a públicos y a artistas locales, nacionales e internacionales.

Hoy por hoy, Manizales es una ciudad verde que le apuesta al emprendimiento, al fomento de la cultura, al desarrollo económico sostenible y sustentable, al turismo responsable, a la inclusión, diversidad y participación de variedad de públicos en sus diferentes sectores económicos y sociales.

Somos montañeros y berracos, en nuestra historia se retratan varios incendios que destruyeron gran parte de la ciudad, sismos, erupción del Volcán Nevado del Ruiz, desprendimientos de tierra y muchos otros vejámenes que se han convertido en oportunidades para crecer, renacer y continuar forjando un camino de proezas e historias. 

Gente alternativa… ¿Cuál es su historia?