Texto e ilustraciones: Andrea Zúñiga Delgado

«Soy artógrafa, es decir, artista, educadora e investigadora al mismo tiempo. Con tres mundos cruzados y difusos: la sensibilidad, el aprendizaje y la curiosidad».

Me apasionan los espacios compartidos de conocimiento, por ello mucho de lo que hago involucra encontrarme con otras personas y sentipensarnos diversos fenómenos de manera colectiva desde herramientas creativas.

Simultáneamente disfruto el dibujo, la ilustración, la composición y la escritura, que exploro también desde el universo editorial en propuestas como el libro de artista, las libretas, el fanzine y otros artefactos impresos.

He cultivado con mucho cariño un oficio que me permite trabajar desde roles distintos dentro del campo artístico. En relación al universo gráfico, sobre todo con proyectos colectivos que tienen un enfoque social, político y cultural cercano a mis afectos y afinidades. En donde el dibujo no es el resultado final, sino un trayecto y una compañía hacia otros rumbos y paisajes.

Estilo artístico

Soy una obsesiva de los apuntes y los mapas, arqueóloga y coleccionista de esquemas, diagramas, papelitos viejos e imágenes de internet. Todos estos elementos hacen parte de mis materiales básicos al momento de definir una imagen.

Sin embargo, no creo tener un estilo concreto, sino quizás uno que se revela según lo que estoy viviendo, las preguntas que me rodean, la intención de la imagen o el interés del proyecto específico.

Exploro una estética que viene de influencias muy dispares, entre mi encanto por algunos lenguajes visuales de internet, las viejas enciclopedias, las líneas sueltas, el mundo gráfico de la ciencia, hasta dibujos bastante fieles a la realidad, la maravilla ante lo orgánico de la naturaleza, las relatorías gráficas, la presencia casi constante de las palabras y el uso de líneas y símbolos más cercanos a la cartografía.

Durante mucho tiempo me pregunté cuál era mi intencionalidad y por ello precisamente me interesó el enfoque pedagógico y la cocción de situaciones y acontecimientos más que de objetos.

Pero siempre me han alucinado ciertos fenómenos visuales en los libros y los mapas que me han llevado a probar el azar y las conexiones inesperadas al momento de crear imágenes, sobre todo si son en proyectos más personales que no tienen un rumbo fijo o un interés colectivo definido.

Me gusta poner elementos en un caldero y dejarme llevar por lo que mi propia mirada ha plantado para ver qué pócimas insospechadas salen de la mixtura de símbolos, palabras, texturas, colores y significados.

Empecé a compartir más mis dibujos haciendo portadas para Tambor Hembra, escuela en la que estuve cinco años y en la que hice cariños entrañables.

Alguna vez un profesor de dibujo nos sugirió hacer una bitácora íntima, que recogiera nuestro dibujo más personal. En ese momento me di cuenta de que mis líneas más cercanas, las que me acompañan desde niña y siguen mis pasos, no son principalmente formas y personajes sino sobre todo palabras. Desde entonces combino fotografía, dibujo y texto en mis fanzines, libros y trabajos.

También hay oportunidades en que ilustro, enchulo, diagramo y diseño manuales, cartillas, fanzines, bitácoras, libros de proyectos preciosos.

Justo ahora, cortico y concreto, algunas ideas que me guían son: «Lxs artistas no hacemos obras, inventamos prácticas» y «Haré lo que pueda con lo que tenga»

Conoce más de esta ilustre en:

@andreazunigadelgado