Texto: Tatiana Guerrero

Una vez más, Alternativa puso sus reflectores sobre el trabajo de los artistas que han colonizado cada rincón de Manizales, una tierra abonada por una cofradía de ilustradores y creadores, que en cada trazo delatan su esencia, pensamientos, luchas internas y críticas contra los fenómenos ambientales, políticos y sociales, que han hecho de este planeta un lugar menos habitable.

Sin embargo, lo sería menos invivible sin el trabajo de estos artistas, que en un acto generoso nos enseñan que el arte es una forma de encontrar en el otro, en el paisaje, y la relación del hombre con el mismo una resistencia ante cualquier acto despojado de humanidad.

Alternativa lleva en sus hombros una década, subvirtiendo las viejas fórmulas para informar. Las comunidades, el turismo regional, el trabajo comunitario y las apuestas locales y artísticas han marcado nuestra agenda y son una brújula en nuestro proceso creativo.

Agradecemos a estos artistas locales, por confiarnos sus hijos, sus creaciones, que nacen de un proceso socrático para plasmar su verdad. En este número, quisimos ser coherentes con nuestra línea editorial e incluimos una pluralidad de voces, de técnicas e ilustraciones, que conducen a un mismo camino: la mirada del artista y su relación con el entorno.

En la otra orilla, están ustedes los espectadores, a quienes también damos gracias, por regalarnos un poco de su tiempo para ingresar a este universo variopinto, donde ocurre un encuentro con la estética, el pensamiento y el ser.