Search
Close this search box.
Search
Close this search box.
propuesta-cultura-candidatos-portada

Las propuestas culturales en la tierra de los espejismos políticos

Texto por Daniel Diaz

Como ya se vuelve común durante las campañas presidenciales y en general en la mayoría de campañas de servidores públicos de elección popular, aparece un manojo de artículos que medios de comunicación, figuras públicas y personas del común difunden delimitando posturas propias, visibilizando los aciertos o fallas que cada plan de gobierno tiene según su rasero personal y basándose, como no, en la investigación que cada escritor, periodista, columnista u opinador hubiese realizado, ya sea juiciosamente o de manera ligera.

En algunos se entiende un trato dirigido hacia lo equilibrado, procurando no tomar partido, trayendo a colación esa falsa postura de la objetividad periodística que tanto nombran en las facultades universitarias de formación en la labor, que más bien debería llamársele rigor periodístico. Y también se pueden leer, escuchar y ver un número significativo de piezas comunicativas evidentemente viciadas ya sea dirigido por los intereses de quien genera el producto, de quien financia la pieza o de quienes consumen la información.

Así pues, se pretende desde esta orilla darles a conocer algunas de las propuestas culturales más interesantes y ambiciosas de cada plan de gobierno, sin ínfulas de tener la última palabra, enunciando desde donde se parte e invitando a leer otros artículos al respecto y sobre todo a leer los planes de gobierno de los candidatos. No se pretende en lo más mínimo cambiar la opinión electoral de alguien, más bien se busca informar al respecto de un sector pocas veces nombrado en debates y que por lo general se usa de relleno y se le resta importancia dentro de la discusión política.

En la generalidad los candidatos llevan su propuesta cultural con puntos que se intersecan e incluso que se repiten, hacen también propuestas de programas que ya existen como modificar la vinculación de la cultura y las artes en los procesos educativos, se habla de que se debe llevar el disfrute y generación de procesos culturales a cada vez más personas, apoyar a la industria cultural nacional y hacerlo aumentando el rubro que se invierte en ella. Todo muy bonito, al fin y al cabo son eso, propuestas, y estas pueden o no cumplirse por muchos motivos, entre ellos las deudas o problemas que deje el gobierno saliente.

Iniciaremos con el candidato Rodolfo Hernández y su fórmula vicepresidencial Marelen Castillo, no sin antes decir que el orden es totalmente al azar. (https://drive.google.com/file/d/1HjJPELs7ccjJMLAKN_bT1TsgdvGoxHIy/view)

La propuesta cultural del santandereano inicia con un reconocimiento del gran declive que significó la pandemia para la industria cultural y, hace énfasis en el cine y el teatro con cifras de medios reconocidos, deja un poco de lado el resto de las expresiones culturales durante el discurso introductorio hasta llegar a un somero nombramiento de la música, la literatura y la pintura en una suerte de lógica inductiva.

Retoma puntualmente la música al nombrar algunos procesos visibles a lo largo del territorio entre ellos el de la Orquesta Sinfónica de Caldas, reconoce la deuda histórica del gobierno nacional con el sector cultural y suelta una ambiciosa frase «se trata de apostar política y presupuestalmente para que la cultura sea ‘lo mejor del mundo para el mayor inversionista de lo público: el pueblo’». para luego entrar de lleno a las propuestas puras y duras, sin haber tocado temas tan cruciales como la necesidad de fomentar la creación de públicos que consuman la cultura local, o sin hablar de la crisis de la falta de papel que afecta a editoriales y artistas de la literatura.

A continuación, sus propuestas:    

  • Introducir la cultura y el arte en la cadena productiva del país a través del fomento de la industria creativa. En nuestro gobierno, los rubros de cultura y arte pasarán de estar en un último plano a ser protagonistas; por tal razón aumentaremos el presupuesto de inversión en estas áreas, para promover el nacimiento de pequeñas y grandes empresas.
  • Intervenir arquitectónicamente, con curaduría de arte (estética), los escenarios culturales ya existentes. Para ello se implementará un sistema de curadores avalado por expertos reconocidos internacionalmente.
  • Establecer la gratuidad en el ingreso a escenarios artísticos y culturales, como la red de museos, para niños y jóvenes hasta la mayoría de edad, o los 26 años en el caso de estudiantes universitarios activos.
  • Incentivar la pedagogía en temas culturales desde la primera infancia hasta los estudios universitarios, en un proceso que se adelantará con el fin de preservar las tradiciones orales y escritas y las costumbres ancestrales de cada una de las regiones colombianas, como una forma de conservación del patrimonio cultural y artístico.
  • Potenciar la industria digital. En acciones transversales desde el establecimiento de la industria creativa, financiaremos la mayor cantidad posible de proyectos de emprendimientos digitales: la programación, los videojuegos, el marketing digital, el dibujo gráfico, el cine 3D, entre otros. Así lograremos, además, diversificar la economía y entregar oportunidades a la juventud.

Se continúa con el candidato profesor, el ex gobernador de Antioquia y ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo y su compañero en la vicepresidencia Luis Alberto Murillo. (https://sergiofajardo.co/propuestas/)

Se inicia mentando la gran riqueza cultural de las personas que habitan este territorio ubicado al norte de Suramérica y planteando 4 factores principales que limitan el pleno goce de los derechos culturales.

Primero, hay un bajo reconocimiento y promoción de la educación artística y cultural, lo que se traduce en un desarrollo humano desigual, poco cualificado y no integral para la gran mayoría de niños y niñas en el sistema educativo en Colombia. Segundo, una precarización de los agentes del sector cultural, lo que implica el debilitamiento de la producción creativa y una inequidad frente a otros sectores productivos. Tercero, una insuficiencia de procesos de fomento para el desarrollo y la salvaguardia de las expresiones y prácticas artísticas y culturales. Cuatro, una institucionalidad pública debilitada a nivel central, departamental y municipal, que refuerza las desigualdades en el ejercicio de los derechos culturales entre las regiones del país

Y continúa uniendo la educación con la cultura en un férreo y exitoso intento de explicar el porqué de las condiciones de inequidad dentro de los derechos culturales, que como es previsible, estas están íntimamente relacionadas con el abandono estatal, la reducción del Estado de bienestar, los estragos del conflicto armado, la corrupción…

Dentro de la relación educación-cultura se hace presente la sigla STEAM, que remite a Science, Tecnology, Engineering, Art, Mathematics. Un sistema educativo-productivo implementado a inicios del siglo 20 buscando fomentar el aumento de profesionales en el sector tecnológico. Es una mezcla que pretende ser transversal en el proceso educativo, una ardua tarea en un país con brechas tecnológicas, económicas, de aprendizaje… tan marcadas, un país muy heterogéneo tanto en lo beneficioso como en lo perjudicial para proceder con cualquier propuesta. Sin embargo, si esta propuesta ambiciosa se lleva a cabo con éxito, en un eventual gobierno de Fajardo-Murillo, se tendría que hacer con el cuidado de no homogenizar la cultura propia con la de países con medios de difusiones culturales más efectivos que los locales, en todo caso algo que hoy sucede, el peligro quizá sería que suceda con más fuerza

Reconoce además a artistas como quienes movilizan la diversidad cultural y se promete mejores condiciones de empleo para el sector, con énfasis en el enfoque de género en todo el territorio nacional. También se pretende incentivar la participación de jóvenes en las prácticas culturales tradicionales y se busca la descentralización de la institucionalidad de la industria de la cultura.

Estas son sus propuestas:   

  • Implementar una nueva Ley General de ‘Culturas’ para, entre otros, fijar los lineamientos necesarios para que haya un presupuesto básico para la cultura del 1 por ciento de los recursos de libre destinación del Sistema General de Participaciones. 
  • Garantizar el acceso gratuito a la conectividad, a través de la infraestructura cultural de bibliotecas, casas de cultura, museos, entre otros equipamientos culturales.
  • Lograr que todos los municipios y departamentos del país tengan un Plan Cultural actualizado y batería de indicadores prioritarios concertada. E inversión en sus programas de estímulos, infraestructura y fomento a las expresiones locales.
  • Incluir la educación artística y cultural como parte integral y universal de los currículos de la educación básica primaria, secundaria y media. Serán los mismos artistas, profesionalizados y certificados, quienes lideren los currículos educativos. 
  • Asignar recursos, a través de convocatoria pública, para impulsar currículos y proyectos teatrales, musicales, de danza, circo, entre otros proyectos culturales, en instituciones educativas.
  • Ofrecer programas de “aprender haciendo” en artes y cultura para potenciar las vocaciones, oficios y talentos, en la jornada complementaria, en articulación con escuelas y casas de cultura, y la estrategia de Escuelas Taller y Taller Escuela. Haremos que los títulos obtenidos sean formales.
  • Crear programas de competencias laborales en gestión cultural certificada al alcance de todos los municipios a través del Sena y el Ministerio de Cultura en alianza con universidades.
  • Garantizar empleos formales para bibliotecarios, maestros de música y artes, vigías del patrimonio y guías culturales. 
  • Revisaremos y fortaleceremos el estatuto del trabajador del arte y la cultura.
  • Crear una planta pública para la calidad, la equidad y la descentralización de la implementación de las políticas culturales, en un modelo que permita permanencia y evaluación periódica garantizando la idoneidad del personal. El 60 por ciento de la planta serán mujeres.
  • Apoyar la creación y producción regional de toda la cadena productiva del libro y la lectura, estableciendo mecanismos de compra pública de libros y otros servicios que nutran la bibliodiversidad y proximidad de las colecciones de las bibliotecas públicas y comunitarias y promuevan el acceso al libro para todas las personas.
  • Mantener los incentivos a la industria creativa desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, diversificando y haciendo pertinentes y eficaces las estrategias.
  • Involucraremos al ecosistema cultural, por medio del trabajo de gestores, mediadores, artistas, curadores, museógrafos, científicos sociales y educadores, que han usado el amplio campo de la cultura para generar procesos educativos, no solo en las áreas tradicionales de las bellas artes, sino también como eje transversal para otras áreas del conocimiento.  
  • Diseñar un programa de arqueología preventiva para que el sector privado contribuya a las funciones del Instituto Colombiano de Antropología e Historia.
  • Realizar el proyecto del parque arqueológico de la Lindosa (compromiso de Colombia ante la Unesco) como cumplimiento a la protección de Chiribiquete en virtud de su declaratoria como patrimonio cultural y natural de la humanidad.
  • Poner en marcha el bono cultural propuesto en años anteriores, como un programa de estímulo al consumo de bienes y servicios culturales en los jóvenes. Esto se traduce en subvenciones para boletas de espectáculos culturales, museos, parques arqueológicos, cine y adquisición de libros, entre otros
  • Estructurar programas especializados de turismo cultural, con recursos de la contribución parafiscal de turismo se destinará exclusivamente para la conservación de los espacios patrimoniales.

La siguiente propuesta cultural es de la pareja del Pacto Histórico, es decir, de Gustavo Petro y Francia Márquez. (https://gustavopetro.co/programa-de-gobierno/)

En el apartado 2.4.6 titulado Pacto por la cultura, arte y deporte, se presenta la propuesta en una amalgama ya conocida en la distribución administrativa del país, se habla de la importancia de la cultura, la creación y recreación y el disfrute como base de la felicidad, la reconciliación y el reconocimiento multicultural que es Colombia.

Se habla de democratizar el espacio publico como lugar de encuentro y escenario para todas las personas, del reconocimiento de un territorio multicultural, multiétnico enfocado al consenso desde lo interseccional, del engranaje con medios públicos con la idea de difundir expresiones, artistas, obras… de la cultura local, regional y nacional.

Como también reconocen otros planes de gobierno, se parte desde la deuda histórica con el sector y se busca mejorar las condiciones laborales para artistas y gestores culturales mediante diálogos amplios, con interés, entre otras cosas, de pensarse las maneras de acceder a recursos públicos para artistas y que se pueda garantizar igualdad de oportunidades.

Se plantea fomentar y apoyar el uso de plataformas y medios digitales para apuntalar diferentes sectores que lo requieran para optimizar su desarrollo o difusión, ya sea en cuestión de vídeojuegos o producción y creación cinematográfica y audiovisual.

En cuanto a patrimonio se busca revitalizar «los 46 centros históricos del país, para vincularlos al desarrollo turístico y a la memoria.» además, de promover que las fiestas, ferias y carnavales se den para la gente aumentando la posibilidad de acceso para más personas a más actos culturales en las celebraciones.    

Es un tema recurrente, transversal y ambicioso en el plan de gobierno y quizá uno de los inconvenientes con las propuestas culturales pueden estar del lado del poco tiempo que se tienen para llevarlas a cabo, sin tener en cuenta, muchas veces, como se recibirán las arcas del Estado.

Y se cierra este derrotero de propuestas culturales en esta campaña presidencial del 2022 con la propuesta del candidato Federico Gutiérrez y su fórmula vicepresidencial Rodrigo Lara Sánchez (https://federicogutierrez.com/programa-de-gobierno/)

Comienza con un referente de la situación de la cultura en el país en tres puntos: La afección de la pandemia en el sector, la protección del patrimonio cultural y la urgencia de la creación de un marco jurídico para la innovación y la creación, todo muy desde la lógica de introducir la cultura en el sistema de producción.

Más adelante relaciona directamente la diversidad y riqueza cultural y natural que se posee con la conformación étnica de la nación y la intención de apoyar logística y económicamente la cultura y patrimonio desde la, ya emblemática, frase «Construir sobre lo construido» con intención de, entre otras cosas, garantizar el disfrute y participación de expresiones artísticas por medio, por ejemplo, de la descentralización tan necesaria en muchos espacios y un buen funcionamiento de las organizaciones e instituciones encargadas de la distribución y gestión de recursos para el sector.

Además, se prevé el apoyo a la industria en procesos educativos relacionados con la producción cultural, el sector audiovisual y el sector de la difusión, un conglomerado de propuestas interesantes que como el resto terminan siendo solo eso, y que dependen puntualmente del presupuesto, la gobernabilidad y los favores políticos que cada candidato deba pagar.  

Sus propuestas se enmarcan sobre todo en objetivos visibles y cuantificables inmersas dentro algo quizá más ejecutivo que argumentativo.

A continuación, sus propuestas  

  • Consolidaremos e implementaremos el Plan Nacional de Cultura
  • Promoveremos programas para potenciar la oferta y acceso al disfrute de nuestras expresiones culturales
  • Fomento y consolidación para las industrias creativas y sus protagonistas
  • Implementaremos una estrategia de difusión nacional e internacional que fortalezca y ponga en valor el trabajo de los agentes del sector cultural, los productos artísticos, las tradiciones y el patrimonio material e inmaterial del país
  • Crearemos una Red Nacional de Residencias Culturales – espacios de creación y formación en artes y oficios en Colombia
  • Trabajaremos por garantizar el reconocimiento de los derechos de autor y conexos
  • Implementaremos estrategias para impulsar una educación integral, que incorpore las artes y la cultura como un eje central en el desarrollo académico de los niños, niñas y jóvenes
  • Simplificaremos el proceso impositivo de los generadores de contenidos en plataformas, para avanzar hacia un mono tributo, que permita regular su declaración como renta en lugar de ganancia ocasional

Sin ser más, se les recomienda votar a conciencia, sin miedos, sobre todo desde la lógica y la razón, desde la justificación sincera, sin vergüenza y respetando a la diferencia y sin dejarse amedrentar de noticias falsas, permitiendo diálogos y conflictos sin insultar, escuchando a la otra persona. Básicamente, poner en práctica algunas características del deber ser de la democracia, escuchar y ser escuchados, decidir en conjunto y buscar el bien común.

{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.singularReviewCountLabel }}
{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.pluralReviewCountLabel }}
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}