Texto por: Jonny Carvato.

Fotografías: Cortesía de Fundación Valora-t. Ilustración por @becerroski.tif

La Fundación Valora-t es una organización social con sedes en España y Colombia que brinda estrategias para una ocupación sana del tiempo libre de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en una jornada contraria a su horario escolar. Esto lo hace generando espacios en los cuales los beneficiarios potencien sus habilidades y destrezas en el arte, la cultura y el deporte, al tiempo que se fortalecen en valores y habilidades para la vida.

Gracias a una metodología traída desde Barcelona y adaptada a las necesidades del contexto colombiano, la organización ha utilizado el deporte encaminando su ejercicio a una transformación social y enseñando valores desde el 2013.

«Comenzamos con el fútbol adaptando la metodología a las necesidades reales de la comunidad. Pensando en constituir la capacidad instalada, incorporamos las escuelas de fútbol pequeñas y de barrio, y convocamos a los profes y a los chicos para empezar a replicar el modelo», señala Melissa Sánchez, Directora General de la Fundación Valora-t en Colombia.

La práctica deportiva de la cual hacen parte los niños y jóvenes ha contribuido a que se enfoquen en la sana competencia desarrollando principalmente el liderazgo y la resolución de conflictos. Ante esto Melissa expresa: «Los chicos utilizan el deporte como elemento de transformación. Transforman el territorio donde viven como deportistas».

Realizando un piloto de la metodología en un equipo de fútbol independiente en el municipio de Villa María, Caldas, la organización consideró replicar el modelo en otras ciudades del país incorporando poco a poco otros deportes como el voleibol, el rugby, el taekwondo y el ultimate.

«Consideramos llevar la metodología a cualquier escenario. La herramienta puede aplicarse a otros campos fuera de lo deportivo, como el artístico y el cultural».

La estrategia metodológica aplicada por la organización social puede emplearse en grupos poblaciones de cualquier generación, pues en la Fundación Valora-t hay niños y jóvenes desde los 5 años hasta los 20 años. Sus semilleros deportivos se encuentran agrupados en varias categorías según las edades de los beneficiarios adaptando las actividades de acuerdo a las necesidades de los equipos.

Hay una relación existente entre el trabajo deportivo y las estrategias y habilidades para la vida que brinda la organización a sus beneficiarios, pues a través de la práctica y el ejercicio físico, los beneficiarios dejan en la cancha sus problemas o preocupaciones por medio de la catarsis, invirtiendo también su tiempo en actividades productivas.

«A través de las actividades enseñamos también a que los chicos no normalicen la violencia, a que reflexionen sobre temas como el estudio, el tiempo dedicado al ocio, a cómo pueden denunciar en caso de maltrato o abuso, a llevar las experiencias de la vida diaria a la cancha y que esa cancha sea esa estrategia para que salgan un montón de cosas y a sacar los problemas a través de la práctica, a través del juego».

Fundación Valora-t ha diseñado estrategias para continuar llegando a los beneficiarios y a sus hogares durante la cuarentena y mitigar el impacto del confinamiento. Por ello, la organización ha programado actividades y encuentros virtuales para continuar en contacto, además de una cartilla entregada a cada niño y joven en la cual se consignan ejercicios deportivos para salir de la rutina, juegos de mesa con material reciclable o con elementos que dispongan en sus hogares; sumado a esto, algunas rutinas de ejercicios por live de 45 minutos y llamadas telefónicas con los profesores, quienes se mantienen al tanto del proceso individual de cada beneficiario.

La organización continúa fortaleciendo su metodología articulando los procesos artísticos y/o deportivos con su objetivo principal: empoderar a los jóvenes, formarlos en valores y distanciarlos de escenarios de violencia y conflicto desarrollando grandes habilidades y talentos que apuntan a la transformación social.