Fotografías de: Alejandro Serna Rodas.
Entrevista por: Stefanny Gutiérrez Duque.

Alejandro Serna es un arquitecto y fotógrafo que comenzó desde 2014 un proyecto personal de fotografía que consiste en retratar personas totalmente desnudas en relación con diferentes entornos, que corresponden a un perfil psicológico previamente elaborado de cada personaje. Este proyecto tiene como origen su interés particular en rescatar la historia, la identidad y la asociación entre el ser humano y su entorno, valiéndose de sus conocimientos de fotografía y arquitectura. De esta forma, se logra transportar la percepción emocional y psicológica al mismo nivel de la visibilidad que el cuerpo: la desnudez «más allá de la piel».

En esta entrevista para Alternativa, Alejandro habla sobre la elaboración de su proyecto Fotografía del desnudo: más allá de la piel.  

«Siempre he pensado que el erotismo está más en las actitudes que en la piel».

¿Cómo se maneja la sexualización del desnudo en tu trabajo?

«No es que tenga algo contra el erotismo o la sexualización del desnudo, me parece bien, pero es algo que no me interesa manejar dentro del proyecto. Me interesa más una experiencia emocional: al estar desnudos estamos vulnerables pero, a su vez, también es una sensación muy cómoda y libre, entonces hay un choque emocional muy agradable. El contar estas historias a través del cuerpo es hablar a través de las inseguridades tanto emocionales como físicas; es contar la historia de uno mismo».

«Eso es lo que más me cautiva de la fotografía, cómo puedes contar historias y cómo de una u otra manera, más que hacer un juicio estético, puedes transformar algo a nivel emocional en alguien».

¿Cómo fue la realización de este proyecto fotográfico?

«La mayoría de personas que retrato son personas muy introvertidas, que tienen algunas restricciones emocionales, pero que es algo que quieren superar. Por lo general lo que hago es hacer una serie con una misma modelo, con una historia que pasa por diferentes momentos…

»Hay una parte emocional que se compone (haciendo un simil) de un infierno, un purgatorio y un cielo. Hay una primera parte que es ese momento de desolación; un purgatorio en el que ya están un poco más tranquilos, en balance con el entorno, con ellos mismos; y una última etapa de éxtasis, de sensaciones de libertad. Me gusta mucho manejar la fotografía a partir de esos tres momentos, donde no solamente sea una fotografía sino que puedas brindar una experiencia».

¿Qué mensaje hay detrás de tus fotografías?

«Un mensaje de igualdad, un mensaje de equidad, por lo menos desde el aspecto emocional: todos somos vulnerables, todos tenemos miedos, todos tenemos expectativas sin importar cómo seamos. Todo eso se hace a un lado por un momento y conectamos por unos factores más sencillos (El cuerpo), que debería ser más sencillo pero se vuelve tan complejo en esta sociedad.

»Me gustaría mostrar ese mensaje de igualdad, de que las personas sientan que también lo pueden hacer porque estar desnudo es algo muy natural y, realmente, cuando desnudas el cuerpo no es solamente la parte física donde sientes libertad, sino a nivel emocional también. Todo parte de un principio de igualdad, de liberación, de expresión emocional».

Siendo arquitecto, ¿de dónde nace el interés por la fotografía en general?

«Siempre he sido una persona muy visual, soy de esas personas que se queda viendo a otra intentando saber qué piensa, qué siente. Entonces creo que más que la fotografía, lo que me ha llamado la atención desde pequeño es la historia que puede haber detrás de varios sucesos, sobre todo por la narrativa y la transmisión visual que hace que se puedan recrear diferentes escenarios. También nació de muchas cosas que conocí a través del teatro mientras estudiaba arquitectura, en donde conocí personas de diferentes lugares, preferencias, géneros, así exploré la desnudez como un elemento que nos une y que nos hace iguales». 

¿Qué relación hay entre la fotografía que realizas y la arquitectura?

«La arquitectura habla de la forma en que los espacios son confortables para el ser humano y cómo pueden dinamitar ciertas emociones y, de esta forma, todo suele basarse en un punto de vista muy humano. Entonces, a través de la fotografía quería representar eso, cómo una persona puede representar diferentes emociones en una imagen, a través de colores, de una proporción, de un entorno, y cómo ese lugar también podría tener una incidencia directa sobre la persona».

¿Cómo el teatro te ayudó a comprender que la desnudez es un punto de encuentro en el que dejan de importar el género, la cultura, diferentes elementos que se supone nos dividen? 

«Manizales, siendo una ciudad conservadora en sus formas de ser y pensar, se encarga de juzgar, sobre la vestimenta, la música que se escucha, sobre lo que se tiene y lo que no. Estos me parecen conceptos bastante triviales. A través del teatro conocí personas de diferentes regiones, géneros y culturas, todas absolutamente valiosas, con un elemento en común: el cuerpo, una expresión emocional a través del cuerpo como herramienta. Entonces me empecé a preguntar sobre ese punto que nos une, ese punto intermedio.

Alejandro Serna es un arquitecto y fotógrafo que comenzó desde 2014 un proyecto personal de fotografía que consiste en retratar personas totalmente desnudas en relación a diferentes entornos que corresponden a un perfil psicológico previamente elaborado de cada personaje. En esta entrevista para Alternativa, Alejandro habla sobre su proyecto «Fotografía del desnudo: más allá de la piel».

»Al aceptar el Teatro como una máscara, pueden quitarse las cohibiciones sobre ciertos pensamientos. Esto me llevó a preguntarme por qué tendríamos que recurrir a la simulación teatral para expresarnos si lo podemos hacer a través de nuestro propio cuerpo, de nuestra propia historia, nuestra propia memoria individual y colectiva».  

¿Cómo llamarías a este estilo fotográfico?

«Yo no lo denominaría un desnudo artístico porque el fin en sí no es mostrar la figura del cuerpo y la armonía con la obra. Para mí lo más importante es, y lo he denominado así, un desnudo emocional, un desnudo psicológico. Donde la parte intangible toma una mayor relevancia. Un retrato emocional».

«Fotografía del desnudo: más allá de la piel» es mostrar que la desnudez no es solamente corporal, sino espiritual, emocional, intangible. Es allí donde realmente hay una desnudez».