Texto: Jonny Carvato.
Fotografía: Andrés C. Valencia.

También puedes leer: Apropiación de espacios deportivos. Parte 2: Escena BMX.

La ciudad de Manizales se encuentra en constante cambio y los jóvenes que practican deportes como el skate reclaman poco a poco espacios públicos de la ciudad y la convierten en su propio escenario deportivo.  

Considerado como un deporte urbano, el skate se ha consolidado durante las últimas décadas como uno de los deportes más populares entre los adolescentes y jóvenes adultos en la ciudad de Manizales. Quienes lo practican concuerdan con que, más que un deporte, el skate es un estilo de vida del que hacen parte las ruedas, las tablas, los trucos, las maniobras, la acción-reacción y un largo etcétera que hacen de todo skater un apasionado por la adrenalina.

A comparación de otras ciudades colombianas, en la ciudad de Manizales el skate ha crecido a un ritmo lento. Sin embargo, gracias a la perseverancia de los apasionados por este deporte, se han gestado iniciativas y alianzas que buscan legitimarlo y abrirle campo en la escena deportiva de la ciudad. Así lo percibe Johan Alejandro Valencia, skater desde hace 15 años, y quien junto a Manuela Calle, González, rollerskater, formaron Invasión Sk8.

«La escena del skate en la ciudad de Manizales aún es muy nueva, a diferencia de ciudades como Medellín donde la gente lo concibe como cultura. Aquí empezamos con la iniciativa de generar un espacio que apunte a la integración social».

El Chono, como es conocido Johan, reconoce su capacidad de gestión y se proyecta emprendiendo desde la escena deportiva diversos proyectos que aporten a una consolidación de la cultura del skate en la ciudad. De esta manera espera cambiar  un toque la mentalidad de las personas con respecto al deporte y a los tabúes que giran alrededor del mismo.

«Generalmente, la gente piensa que es un deporte de desocupados o de personas que no tienen nada mejor que hacer. La verdad es que los que montan skate son personas muy inteligentes y con muchas habilidades corporales como la agilidad y la capacidad de reacción. Es un deporte difícil que exige mucha dedicación y esfuerzo, porque si uno se descuida, se da la pela».

La pasión por el skate unió a Johan y Manuela y los condujo a consolidar su marca Cuidado Roller Skate, en la cual se hacen reparaciones y mantenimiento a los patines y skate y se encuentran todo tipo de accesorios personalizados para skaters; además de muchas otras propuestas enfocadas a apoyar la escena local de este deporte urbano. Así se han reunido todo un parche destinado para esta práctica.

«La idea surgió cuando decidimos tomarnos el espacio por nuestra cuenta, de ahí nace el nombre de Invasión, pues nosotros llegamos a invadir el espacio público en Mall Plaza desde lo clandestino, buscando la legalidad a través de la gestión y los proyectos».

Johan es un líder innato, patina desde hace 15 años y desde entonces confía en su visión emprendedora y en su pasión por el skate. Gracias a su gestión y al apoyo de sus compañeros se logró consolidar un espacio como ningún otro en la ciudad por sus características específicas, como el techo que los protege de la lluvia y el sol, además de una ubicación central y de fácil acceso.  

Todos los miércoles el parche está activo desde las 7:00 p.m. hasta las 9:00 p. m. Su popularidad ha crecido desde el momento de la invasión clandestina hasta ahora. El sitio cuenta con rampa, tubos y un espacio propicio para el skateboarding, el rollerskate y hasta BMX, pues allí acuden con regularidad todo tipo personas para ejercitarse desde las 5:00 a.m.

Este proyecto fue aprobado por la Alcaldía de Manizales en el mes de enero y hasta entonces la escena deportiva en el parche ha crecido, al respecto Johan afirma: «Hay mucha gente nueva patinando y aportando a la consolidación del espacio a través de materiales y elementos de construcción. Existieron controversias y diferentes puntos de vista en el camino, pero a nadie le molestó la idea de apropiarnos del espacio para un fin deportivo. La idea es que todos los colectivos se unan y se convierta en un espacio de ciudad».

De esta forma, los jóvenes emprendedores deportivos de la ciudad de Manizales se unen cada vez con más fuerza y con la simple aspiración de poder practicar el deporte que los apasiona en un lugar público y con las condiciones adecuadas.