Texto por: Jonny Carvato.
Fotografías por: Cortesía de Colectivo Tejiendo Tactos.

El Colectivo Tejiendo Tactos nace en el año 2013 como parte del proyecto de grado «Tejiendo tactos y contactos en presencias y experiencias» de la artista y Licenciada en artes escénicas Carolina Marín Gómez, a partir de esta iniciativa, se propuso un espacio performativo que articula desde la comunión artista-espectador, una recolección unificada de voces y acciones, encaminando sus experiencias hacia transformaciones construidas desde el proceso de creación e investigación.

«Una vez se gesta la idea de performar por una necesidad que confronta el volvernos a mirar, desde el tacto, desde los actos sin palabras y sintiéndonos muy extraños pero con ganas de encontrarnos, se da inicio y continuidad al performar en las calles, en el espacio urbano desde la colectividad».

Entre ritos, cantos, lágrimas, risas, conspiración de la vida y abrazos, el Colectivo ha experimentado el tacto también desde desencuentros, construyendo desde los dolores, lo tosco y lo efímero, e intencionando en pos de la creación performática mediante los actos simbólicos y el territorio.

«Algunas veces los objetivos del colectivo se van volviendo uno solo, desde la fuerza de un solo cuerpo, o la juntanza y la dispersión que aparece en el viaje creativo, visibilizándose lleno de presencias y también solitario, pero lo que nunca muere desde las llamas de este tejido tacto, es el sueño y la realidad de volver a mirarnos, siendo un solo cuerpo que altera las formas y fibras de un encuentro entre humanos, que solemos, entre nosotros mismos, alterarnos conteniendo la fuerza huracanada del amor».

El Colectivo es un diverso y cada vez distinto encuentro de soñadores-creadores que, a través del hilar, reflexionar y sensibilizar, entretejen un conjunto de acciones por medio de la unión y la creación colectiva, estableciendo importantes pilares en su proceso de desarrollo y consolidación, donde de acuerdo con Carolina Marín: «no existen pretensiones de aparecer constantemente en un panorama comercial o espectacular visible de la ciudad, pues el colectivo ha avanzado desde la periferia, a partir de múltiples propuestas para abonar sobre el terreno del arte como fuente reflexiva».

Festival Internacional de Performance de Manizales

Una vez culminado el proyecto de investigación y con la necesidad de prolongar estos movimientos colectivos, los integrantes del grupo, impulsados por la acción conjunta, decidieron emprender y consolidar el Festival desde su producción, vinculando de igual forma los procesos creativos gestados por ellos mismos y un componente esencial en su proceso de acción: el espectador, pues es este último quien moviliza e impulsa cada acción. 

«Se pueden hacer pequeñas grandes diferencias que están lejos de los aplausos, los reconocimientos, miradas o críticas acerca de cómo nos vemos o cómo deberíamos vernos. El Festival se gesta a sí mismo, juntando las piezas para hacer de ellas una gran rueda que gira sólo cuando está lista, compacta, y unificada», acota Carolina Marín, Directora del Festival.

El Festival – Encuentro internacional de Performance Manizales, lleva hasta entonces cinco versiones que han tenido lugar en los últimos cuatro años, posibilitando la visibilización del performance como detonador del sentido por «habitar-nos», desde cada acto, desde cada artista participante, desde cada acción, desde cada presencia que se ha sumado desinteresadamente para realizarlo. Para el 2020 el Festival se realizará en el mes de diciembre, las fechas aun están por confirmar.

«Como Directora de ese espacio que ha fluido entre duras gestas y adrenalinas para realizarlo, entre voluntades que se han articulado para vivirlo, nutrirlo y sudarlo, he visto desde la humildad y las ganas imparables de encontrarnos, sentires y pensares del territorio que habitamos».

«Este espacio está siendo repensado constantemente, se proyecta permanente dentro de la ciudad de Manizales, desde todas las formas que se puedan dar, desde la fuerza del uno que se ha mantenido y desde la colectividad que en el encuentro fluya al participar», afirma la Directora de Colectivo Tejiendo Tactos y del Festival, resaltando las diferentes formas de relacionarse con los espacios que se habitan que crea esta propuesta.

«Gratitud inmensa por creer y crecer dentro de esta bella emanación que abre siempre a múltiples y nuevas dimensiones».